viernes, 19 de octubre de 2012

Veleidades belicosas


¿Qué se le pasará por la cabeza al consejero de Interior de la Generalitat catalana para que en una intervención ante los Mossos saque el monstruo del enfrentamiento armado en el contexto del debate soberanista que tan inoportunamente, por cierto, ha planteado CIU? Sus manifestaciones son de juzgado de guardia si no penal o jurídicamente sí, cuando menos,  democrática y cívicamente. Este  Sr. Puig ha demostrado ser un político peligroso, al que se le calienta la palabra y es capaz de hacer pronunciamientos excitando e incitando a la policía catalana a intervenir en el supuesto alucinante de un ataque "español" a aquella comunidad. A este conseller y al coronel presidente de la Asociación de Militares Españoles (AME), que invoca el estado de guerra en una entrevista concedida a una televisión extranjera, por lo que se ve hay echarles de comer aparte y no estaría mal incluso encerrarlos juntos para que diriman sus ansias belicosas con una partida de mus o jugando a las bolas. Cualquier persona de sentido común sabe que frente a un discurso subido de tono hay que responder con la templanza y la moderación que se le exige a quien ostenta la representatividad y la responsabilidad institucional. No resulta extraño que sindicatos de la policía autónoma de Catalunya hayan tenido que salir inmediatamente al paso de la "soflama" de Puig recordándole que los Mossos están al servicio del ciudadano "y no queremos saber nada de su partido (CIU) ni de él", señaló un portavoz. Por descontado, ante este tipo de actuaciones solo cabe la reprobación sin paliativos.