jueves, 4 de octubre de 2012

Paradigma de fracaso


Nos cabe el triste papel de que nos vayan poniendo por el mundo adelante de ejemplo de fracaso, de lo que no debe ser la gestión de un país.  Además, el discurso procede de dirigentes de naciones poderosas como son Francia y EEUU y por tanto la caja de resonancia es de muchos megawatios, a nuestro pesar. Habrá que recordar que primero fue Sarkozy, quien durante la campaña electoral del país galo arremetía contra Hollande restregándole por las narices lo mal que lo estaba haciendo otro socialista en España, José L. Rodríguez Zapatero. Ahora -hoy aparece en titulares de algunos digitales- es el candidato republicano de los Estados Unidos, Romney que dijo "no quiero que vayamos por el camino de España" dando a entender que Obama nos emulaba. No hay mal que por bien no venga. Al menos, cada vez más norteamericanos sabrán que existe España. Lo peor es que nos ponen como paradigma de lo mal que hicimos y hacemos las cosas.  Nos queda el consuelo de "La Roja", Nadal, y nuestro Gómez Noya, por ejemplo, que son los mejores del mundo. En deporte sí, en política, un desastre. Lo vemos y lo padecemos.