lunes, 29 de octubre de 2012

La sombra del terrorismo


Ya nos hemos acostumbrado a la ausencia de la violencia etarra, ya el terrorismo no figura en la relación de las preocupaciones de los ciudadanos españoles, ya se han retirado numerosas escoltas, ya va desapareciendo la psicosis...aunque las heridas ocasionadas por tantas muertes sin razón y la fractura social generada en el seno de la sociedad vasca están muy presentes en la memoria colectiva, mientras que, por otro lado, la banda sigue sin entregar todavía las armas. No obstante, cuando, como en este fin de semana, surgen titulares relacionados con la detención de etarras vuelve a situarse ante nosotros la alargada sombra de la muerte, del tiro en la nuca, de la bomba lapa, de la extorsión y los secuestros, en fin, las cuentas negras de un rosario de barbaridades cometidas en las últimas décadas, por las cuales los asesinos deben de pagar el correspondiente precio. Al hilo de las detenciones, también se pone sobre el tapete el admirable comportamiento de las autoridades galas, cuya colaboración ha sido decisiva en la derrota del terrorismo.  El propio ministro del interior francés remarca que mientras España se lo pida continuará contribuyendo a desmontar los últimos reductos de la banda que históricamente tomó el vecino país como refugio. Aunque la nueva situación de abandono definitivo de la violencia exija la revisión de algunas medidas, no ha dejar de subrayarse que la acción contra ETA continúa, que no se ha bajado la guardia y que el final de este tipo de actuaciones sobrevendrá cuando los etarras entreguen armas y municiones con las que todavía se arropan como acabamos de ver.