viernes, 26 de octubre de 2012

El drama, cada vez mayor drama

Hoy el comentario no puede ser otro que el del drama del paro. Estamos a la cola de Europa y homologados con Sudáfrica. Según la Encuesta de Población Activa (EPA) en España hay  5.778.100 desempleados, es decir, uno de cada cuatro españoles está sin trabajo. El propio Ejecutivo nos preparaba ayer filtrando que los datos que hoy se conocerían eran alarmantes. Para que no nos pillara de sorpresa. Pues, esta y no otra es la realidad de este país, que está sumergido en la austeridad, o sea, ajuste tras ajuste, ERE que ERE por obra y gracia de unas políticas de la UE, entiéndase Alemania, que están consiguiendo el objetivo de que cada día que transcurre los ricos sean mucho más ricos y los pobres mucho más pobres, desigualdad social in crescendo, con una clase media que se desliza por la pendiente de la precariedad y una población juvenil que no puede emanciparse y que tiene como porvenir inmediato la emigración. Todo ello gracias a ese desalmado poder financiero que ahora nos obliga a los perjudicados e inocentes de esta operación a contribuir a salvarlo de la debacle. Tiene bemoles la cosa. Y nuestros gobernantes, fieles a ese capitalismo salvaje, nos endosan una y otra vez medidas asfixiantes cuyos primeros resultados nos dicen que se verán un "año siguiente", pura entelequia para calmar los ánimos cada vez más encendidos. Hace unos días, Funcas (Fundación de Cajas de Ahorro) apuntaba que el paro todavía crecerá bastante más hasta llegar a superar el 27% para el el año que viene, en este caso real, en el que, según los políticos de turno, empezarán a surgir los brotes verdes. En fin, panorama desolador con este nuevo aldabonazo de la EPA producido un viernes, fecha negra del calendario español, marcada por las reuniones semanales de los consejos de ministros de cuyas sesiones no salen más que iniciativas que destruyen progresivamente el estado de bienestar.