miércoles, 10 de octubre de 2012

El héroe mugardés Fonticoba


Mi avidez no conoce límites. Me gusta hurgar, sobre todo, en viejos legajos, en periódicos antiguos, en revistas añejas  y de esta guisa llegué, recientemente, a través de la hemeroteca digital de la Biblioteca Nacional de España a un número de Solidaridad Obrera (Barcelona) fechado en el 09-09-1937, en plena contienda civil, en el que se resalta la heroicidad del marino José Fonticoba que luchó hasta morir en la defensa de la villa de Mugardos. Yo conocía generalidades de la resistencia mugardesa y la tragedia de Amada García, a la que esperaron que diera a luz para fusilarla, así como diversos testimonios recogidos en distintas publicaciones, entre ellas FerrolAnalisis, de la autoría, en este último caso, de Xoán Rubia. Pero aquí me encontré con el, para mi, ignorado caso de este hombre, tratado en el titular de la publicación como "héroe y mártir de la Revolución Española", bajo el paraguas de la sección "Marinos rojos en el mar leal". El reportero dice que sin pertenecer a partido u organización alguna supo defender a su pueblo natal contra la invasión fascista". Fonticoba había ingresado en la Escuela de Aprendices Marineros "especie de inclusa militar que la Monarquía tenía en la Marina para mejor modelar los espíritus de los que, siendo niños, e impulsados por la necesidad se veían obligados a acudir a ella". Al formarse los grupos de defensa antifascista en la Flota, Fonticoba no quiso formar parte de ellos y se limitó a decir "cuando llegue el momento si se me llama contestaré ¡presente! Y, en efecto, al iniciarse la sublevación el 19 de julio del 36, Fonticoba reaccionó, se reunió con las fuerzas sociales y pasó a liderar el movimiento de resistencia en Mugardos. El relato sigue con todo tipo de pormenores para terminar explicando que Fonticoba, cayó en la defensa de la villa, ante la superioridad de efectivos y municiones de los facciosos. "Fue precisa la intervención de la aviación y las baterías de San Juan, emplazadas en el muelle de Ferrol"...a las cinco de la tarde del día 21 de julio, las tropas rebeldes consiguieron apoderarse de Mugardos...en la plaza del pueblo un grupo de valientes trabajadores y nuestro bueno y ejemplar José Fonticoba, cercados por todos los sitios no tardaron en perecer ante el fuego intenso de los asaltantes. El último en morir fue el heroico Fonticoba. Su postrer aliento fue para dar un viva a la Revolución".