miércoles, 13 de septiembre de 2017

XOHANA TORRES A LA LUZ DE "ATURUXO"



La poeta, escritora y dramaturga Xoana Torres (Santiago, 1931-Vigo, 2017) pasó su niñez y juventud en Ferrol. Era hija de marino.  Para aportar algún dato más a lo que ya figura en su biografía he recurrido a la revista ATURUXO que se editó en Ferrol entre los años 50 y 60 del siglo pasado. Por cierto que en dicha publicación solo dejó un poema titulado "Nai". No obstante existen algunas referencias, pocas, a las que acudimos.
En la exposición inicial, previa a la reproducción en edición facsímil de los once números de "Aturuxo" se dice "Unha ollada ás datas de publicación dos seus poemarios -Do sulco (1957), Estación ó mar (1980) e Tempo de ría (1991)- é indicativa do quefacer distanciado no tempo de Xohana Torres, poeta caracterizada polo seu intimismo e sinceridade emotiva".
En una reseña biográfica que se hace, junto con todos los autores y autoras colaboradoras de la citada publicación, se dice que fue alumna de Ricardo Carballo Calero  "quen probablemente habería de encamiña-la súa vocación dun xeito definitivo". Se recuerda en ese apartado que Xohana Torres comenzó a componer poesía a una edad muy temprana y sus poemas aparecieron en revistas como Galicia emigrante (1954), de Argentina, Vieiros (1959), de México y Grial (1963).
Subraya asimismo "Aturuxo" que su poesía en favor del gallego es rotunda en toda su producción, mayoritariamente dentro del género poético. Xosé Luis Méndez Ferrín la incluye dentro del grupo de poetas pertenecientes a la "Xeración das Festas Minervais".
Para terminar, reproduzco el poema "Nai"


sábado, 26 de agosto de 2017

La puerta del astillero, ciento sesenta años atrás

Ciento sesenta años atrás, en 1857, se construía la puerta del astillero que da frente al cuadro de Esteiro. Relevaba este nuevo elemento a una puerta de hierro, desaparecida por el mal estado de su conservación.
A la izquierda de este acceso a los astilleros estaba el cuerpo de guardia que servía la "Guardia de Arsenales" dependiente de las fuerzas de Infantería de Marina y a la derecha otro edificio de nueva planta destinado a cuarto de oficiales y ayudante, luego conocido como "Casa del Astillero" donde se alojaban los visitantes y se celebraban reuniones con altas personalidades e invitados.
El Cronista Oficial de la Ciudad, Ricardo Nores, escribía en "Ferrol Diario": "No tiene un valor artístico que obligue a su conservación, pero teniendo en cuenta que nuestro Ferroliño no puede presumir de piedras heráldicas, ni de notables monumentos históricos o artísticos, bueno es imponernos el deber de guardar estas muestras de la fundación de la ciudad moderna y de sus arsenales, ya que no se quiso conservar del antiguo Ferrol, por ejemplo, las casa de los Moreno en Ferrol Vello, ni se otorgó el título de edificio singular al noble caserón de los Caamaño, en la calle Dolores..."
Nores discrepaba del histórico Luciano Taxonera, que era mucho más crítico con la Puerta del Astillero. Este la calificaba de "pobre y raquítica y que no estaba en consonancia con la suntuosidad del establecimiento ni con las riquezas que dentro se guardan".

miércoles, 16 de agosto de 2017

La visita de Canalejas hace 110 años: "Os amaré como nadie os ha amado", manifestó cuando se marchaba

José Canalejas, segundo por la izquierda sentado, acompañado de ilustres ferrolanos
"Ferrol señalará la fecha de hoy entre sus efemérides inolvidables", subrayaba el diario ferrolano "El Correo Gallego" al destacar la visita del político liberal José Canalejas a la ciudad, siendo a la sazón ex presidente del Congreso de los Diputados. Este gran acontecimiento tuvo lugar el 15 de agosto de 1907. "Bienvenido sea el hijo ausente al maternal regazo, a este Ferrol que se envanece de contar entre sus hijos predilectos a Concepción Arenal, Alonso López y José Canalejas".
En un gran despliegue de datos la mencionada cabecera periodística recuerda que el ilustre visitante, que nació en el segundo piso de la casa nº 134 de la calle Real, es hijo de catalán y madre sevillana. Al poco tiempo de nacer se fue con su familia a Madrid.
Volviendo a la visita y sus vicisitudes es preciso destacar que Canalejas viajaba de Vilagarcía a Ferrol a bordo del yate The Lander, cuando este sufrió avería en la máquina a la altura de Finisterre obligando a la comitiva a estar parada durante ocho horas para luego arribar a Corcubión en donde, viendo que no se arreglaba el fallo, Canalejas aceptó la invitación del navegar a bordo del Argonauta. Este imprevisto incidente motivó el retraso de un día en la llegada del visitante que alcanzó puerto de destino el día 15 por la noche.
Otra anécdota curiosa se registró cuando, sin saber de la avería del The Lander, los ferrolanos se congregaron multitudinariamente el día 14  en el muelle de Curuxeiras y el júbilo colectivo se desató cuando oyeron unas bombas de palenque en la creencia de que ya estaba a la vista el barco que trasladaba a Canalejas. Resultó que se trataba de la pirotecnia de las fiestas de la villa de A Graña. La frustración se fue "in crescendo" cuando tras la espera de horas y horas nadie daba señales de la llegada del político ferrolano y el personal fue abandonando poco a poco las instalaciones portuarias.
El caso es que, por fin, llegó Canalejas a Ferrol en loor de multitudes. Renunció al uso del coche, quiso ir paseando. Canalejas se alojó durante su estancia en Ferrol en caso de unos amigos, los señores Moreno, pero las autoridades locales lo llevaban y traían entre visitas y banquetes. Una de estas celebraciones gastronómicas se rigió por el siguiente menú:
Tortilla francesa/pollos a la holandesa/langosta slasa tártara/cordero/gallina trufada y jamón. Postres: tartas, quesos y dulces. Vinos: Jerez, Bordeaux, Sauterne, Champán, tabacos y licores. En su último discurso reconoció que no había hecho nada por Ferrol pero recurrió al refranero para decir que nunca es tarde. "Me duele pensar que no hice nada por mi patria, por mi Ferrol...mas, no es tarde aún para la reparación. Os la debo...Os amaré como no os haya amado nadie, os serviré como nadie os haya servido", dijo contagiado y enfervorizado por el cariñoso recibimiento.

Canalejas se despidió de Ferrol el día 17 de agosto,  trasladándose a la vecina ciudad coruñesa a bordo del remolcador "Antelo". Cinco años más tarde era asesinado, siendo presidente del Consejo de Ministros. Los ferrolanos habían decidido regalarle un chalé para que cumpliera su aspiración de volver algún día a su pueblo natal.

jueves, 22 de diciembre de 2016

¿Estuvo Rimsky Korsakov en Ferrol en 1880? ¿"Capricho español" nace del idilio con una gallega?

El yate imperial "Livadia", foto extraída del blog "Casa de Arnáiz"
Desconocía la controvertida leyenda de Rimsky Korsakov y Ferrol. Digo controvertida porque hay quien sostiene que estuvo en esta ciudad allá por las últimas décadas del siglo XIX, y quien dice lo contrario. Desde luego, ya anuncio que es divertida porque poco menos que el compositor ruso dio a luz al "Capricho español" a raíz de un idilio con una ferrolana o gallega. Del caso se ocupó la Revista General de Marina con las firmas de Manuel Maestro, "Ero Cabo", seudónimo de José María Blanco Núñez y Fernando de Arnáiz Núñez. Es este último el que ofrece la versión más fiable de la visita, utilizando testimonios de antepasados familiares de su mujer.

El caso es que en septiembre de 1880 arriba a Ferrol -eso sí se registra en "El Correo Gallego"- el yate imperial ruso "Livadia" a bordo del cual viaja el duque y almirante Constantino, junto con, según algunas fuentes, Rimsky Korsakov. El yate había sufrido una perforación en un pequeño compartimento de proa que se inundó, ello como consecuencia de un temporal a su salida de Brest. La reparación se dilató tres meses.

Fernando de Arnáiz recurre a la transmisión oral familiar de lo acontecido. Cita - siempre parientes de su esposa María de los Ángeles McMartín Yusti-Ponte- al tío de su consorte Luis S. McMartín García-Llera que regía la consignataria de buques "Antón Martín" y al abuelo de este William Halcombe McMartín Nation, que llegó a Ferrol en 1856 para hacerse cargo de la no menos célebre "machina" (grúa flotante) que se instaló en el astillero. Fernando de Arnáiz precisa que el tío de su mujer le confirmó que su abuelo William había conocido personalmente al gran duque y almirante Constantino y al tal renombrado músico Nikolai Rimsky Korsakov.

"El gran duque regaló al bisabuelo de mi esposa un fantástico reloj de oro de cadena con siete tapas, cada una de ellas decorada con diferentes piedras preciosas. Recuerdo como mi suegra contaba a sus hijas toda la historia rememorando las descripciones escuchadas en su día de la existencia en una de las cubiertas del yate de un enorme y precioso salón lleno de magníficos pianos. El músico y mi bisabuelo político -prosigue el relato de Arnáiz- se dieron una  vueltecita en un carro de vacas por tierras gallegas" y el mismo Arnáiz se pregunta ¿será esta nueva leyenda urbana? Y sigue "conservo en la memoria que conversó, tonteó con algunas jóvenes ferrolanas con las que llegó a bailar en el Casino Ferrolano con motivo de algunas fiestas que por razón de protocolo le dispensaron a tales ilustres visitantes y que alguna gallega le tocó el alma o el corazón de tal forma que se enamoriscó de ella y le compuso su famoso "Capricho español".

Fernando de Arnáiz dice que recuerda asimismo la existencia de unas fotos de un acto social en el que aparecían William Halcombe y Rimsky Korsakov, "que estando en el poder de mi tío político Luis S. McMartín García-Llera le fueron solicitadas por el periodista y creo que profesor de francés en el Instituto, "Chalín" (Gonzalo Meirás) Cronista Oficial de la Ciudad anterior al otro también famoso Cronista Oficial de la Ciudad, Ricardo Nores". Las fotos eran para ilustrar un artículo "y nunca retornaron a su dueño".
El compositor ruso
Esta versión fue extraída  de la sección de Cartas al Director de la Revista General de Marina de octubre de 2009 "Lembranzas que desearía que sirviesen para desentrañar la leyenda ferrolana sobre la estancia del compositor ruso Rimsky Korsakov en Ferrol a bordo del yate imperial "Livadia", carta firmada por Fernando de Arnáiz Núñez, coronel de Intendencia de la Armada.
Manuel Maestro dice en la mentada Revista General de Marina, noviembre de 2008, que "La estancia de la nave y del gran duque en nuestras aguas está más que verificada documentalmente, algo que no puede decirse respecto a que entre la oficialidad del barco se encontrara el músico militar".
En otro artículo "Ero Cabo" (José Mª Blanco Núñez) Revista General de Marina 1987 también rebate la presencia en Ferrol de Korsakov y subraya "las crónicas de la prensa local nada dicen". Este extremo lo he podido comprobar porque poseo la hemeroteca de "El Correo Gallego" hasta 1938 y tampoco he hallado nada al respecto.

No obstante, veo que Asturias se atribuye también su papel con el compositor ruso. En un blog "Trastero de Palacio" se dice que "Capricho español" consta de cinco movimientos de los que cuatro están basados en melodías asturianas. En el libro "Aires da Terra. Poesía musical de Galicia", José Luis Calle escribe:
"Según el P. Luis María Fernández Espinosa, Rimsky Korsakov compuso su "Capricho español" con melodías cedidas por Perfecto Feijoo, siendo intermediario Ramón de Arana". Explicaré que Ramón de Arana era un profesor, columnista y crítico musical ferrolano, cuya firma con el seudónimo "Pizzicato" aparece en los almanaques y anuarios de principios del siglo pasado.  José Luis Calle subraya "A decir verdad, Rimsky Korsakov nunca reveló el origen de los temas de su "Capricho" limitándose a decir que eran materiales de auténtico folclore español. Y añade "es casi seguro que las partituras originales salieron del cancionero "Ecos de España", del músico madrileño José Inzenga. En fin, el lector deducirá que todas son especulaciones más o menos fundadas o infundadas, tanto acerca de la presencia en Ferrol de Korsakov como del origen de la obra el "Capricho español".




viernes, 16 de diciembre de 2016

Los "pifostios" que se originaban debido al alcohol en las misas del gallo de la Nochebuena decimonónica

Los intelectuales locales publicaban en "El Correo Gallego"sus reflexiones y colaboraciones
en torno a la Nochebuena

Hice un repaso a mi hemeroteca (fundamentalmente "El Correo Gallego") para ver como se vivían las fiestas navideñas hacia finales del siglo XIX. Claro, el voraz consumismo actual no operaba por aquel entonces y eso se acusa en que apenas había referencias a las actividades programadas y si se insertaban se quedaban en meros sueltos informativos, sin titulares destacados lo que, dicho sea de paso, me obligó a afinar el ojo. Se prestaba más relevante atención a la Nochebuena de otros países. O, en todo caso, se cubría el expediente con reflexiones más o menos traídas al caso por escritores locales de la época: Joaquín de Arévalo, V. Novo y García, Eduardo de Pato...


Las "turcas" en las misas del gallo


Rompían el ambiente anodino de las fiestas navideñas decimonónicas los "pifostios" que se organizaban en las misas del gallo. Por ejemplo, 1885, misa del gallo en la capilla del Hospital Militar. El cronista dice "mucha gente como de costumbre y como de costumbre también alguna que otra "turca" exhibiéndose estúpidamente en lugar sagrado". El periodista sigue y precisa "se comprende que la misa del gallo haya sido suprimida de las iglesias porque aun celebrándose en capillas que podríamos llamar reservadas y limitando mucho el permiso de entrada, no se puede evitar el escándalo de los que "cenan fuerte".
En el año 1885, la crónica señala "es mucho el consumo de peleón (¿?) y otros líquidos lo que hace que los cerebros funcionen en casos tales con mayor excitación que de ordinario". Sobre la misa del gallo "hubo misa en los dos hospitales, de Caridad y Militar. La primera no fue pública y varios individuos apedrearon las ventanas del hospital".
Año 1900, misa del gallo en el convento de la Enseñanza "en la que se promovió un pequeño tumulto con intervención de la policía municipal".


¿Qué balances se hacían en el tránsito de año?

Me quedé con el fin de año de 1880. El periodista de "El Correo Gallego" señala que durante los doce meses, Ferrol no ha sentido los efectos de mejora alguna. Añado textuales:
"Sin ferrocarril estábamos y sin ferrocaril seguimos; sin alumbrado de gas comenzamos el año y con alumbrado de petróleo lo terminamos...siguen paralizados los trabajos del Teatro nuevo y la plaza del mercado". Como dato, tal vez más pintoresco que de interés general, reseña que "nos ha visitado un yate imperial ruso, el "Livadia" en el que, por cierto, la leyenda dice que viajaba el compositor musical Rimsky Korsacov. Pero esta historia la dejo para otra ocasión. La referencia periodística acusa igualmente que no se colocó la estatua de Sánchez Barcaiztegui "y no se derribaron aquellos vejestorios de casas que dan frente al muelle Curuxeiras. Esto ya no es tan decimonónico, diría yo, vista la situación actual de Ferrol Vello.
Ahora bien, aflora en este tiempo el Ferrol de los matemáticos. En este período se imprimieron "Geometría analítica", de Julio Meirás, "Ejercicios de trigonometría", de Ángel García, "Aritmética elemental" del mismo autor, algunos de los cuales se elevaron a la categoría del ibros de texto. También empezó a publicarse un periódico diario "El Brigantino". Finalmente, el cronista concluía "Si el año que hoy termina no nos trajo grandes males, tampoco se puede afirmar que nos trajera grandes bienes".

Las parrandas nocturnas

Antaño como hogaño, la gente, después de la cena en familia, salía a la calle, unos a pasear arriba y abajo en plan "troula", otros refugiándose en las salas de los liceos recreativos. Así se escribía en 1890: "las calles de la ciudad estuvieron toda la noche animadas de gente de bueno humor. Parrandas y grupos de familias pasearon calles y calles...bofetadas se repartieron algunas entre un grupo de ciudadanos que armados de guitarra recorrían la población. Un individuo agredió a otro descargándole un fuerte garrotazo en la cabeza "regalo de pascuas", apostilla el cronista. En la Nochebuena se daba una comida extraordinaria a los hospicianos y una pese o dos a los presos de la cárcel pública.
En el año 1900 se marcaba también un premio de 50 pesetas a cada uno de los niños o niñas, hijos de padres pobres, que vinieran al mundo en el nuevo siglo. Funcionaban el teatro y el cinematógrafo y los café, cafeterías y colmados estaban repletos de gente.



sábado, 12 de noviembre de 2016

El día 8 se cumplió el 40 aniversario del fallecimiento del gran pintor romántico ferrolano Imeldo Corral

Hace unos días, el 8 del presente mes, concretamente, se cumplía el 40 aniversario del fallecimiento del gran pintor romántico ferrolano. Imeldo Corral. Había nacido el 7 de junio de 1889 y de su larga trayectoria artística dejó 2.000 obras, fundamentalmente paisajes y marinas. No siguió corriente alguna y solía decir que su maestra había sido la naturaleza. Colgó su primera exposición en el Centro Gallego de Madrid en el año 1912, fue nombrado académico de Bellas Artes y el Ayuntamiento de Ferrol le concedió en el año de su óbito la Medalla al Mérito Artístico.
A su muerte, el poeta y periodista Mario Couceiro señalaba: "Fue uno de los pintores gallegos más importantes de este siglo...Vivía del arte y para el arte...no renunció al "uniforme" de artista bohemio, con su chambergo y chalina, aunque fue de lo más alejado de cualquier tipo de bohemia vital...sin salirse de la escuela postimpresionista consiguió llegar  hasta una personalísima forma de abstracción en la que los volúmenes y el color funcionaban a base de trampas líricas en las que el buscador de concreciones se perdía irremediablemente".
González Collado dijo de Imeldo Corral que fue un maestro "y un conocedor como pocos del valor de esos "silencios" que funcionan líricamente en sus mejores obras".
Otro pintor ferrolano Francisco Iglesias decía "sabía traducir el paisaje con elementos aparentemente sencillos. Gran delicadeza y gran pintor romántico".
El profesor Pérez de Arévalo, en una encuesta publicada en Ferrol Diario manifestaba "Fue el poeta de la pintura. Pintaba como nadie las lontananzas, los grises, las brétemas tan gallegas...Con él termina una hoja gloriosa de la pintura gallega".
Ricardo Segura Torrella dijo "Fue una de las figuras más interesantes del arte gallego en este siglo (XX).

El féretro es llevado a hombros por los amigos del pintor, Carlos Barcón y
Francisco Cobas, delante; Valle Romero y otra persona que no se ve, detrás.
Los restos mortales fueron  depositados bajo tierra en la necrópolis de
Catabois por deseo del artista.
Finalmente, Ricardo Nores, a la sazón Cronista Oficial de la Ciudad, escribió: "Gran pintor, último de una generación de artistas que con su obra legaron a Ferrol un prestigio cultural que a su vez crea la "Escuela ferrolana", prestigio que alcanza a la región gallega con trascendencia nacional...Ágil  al andar, con característica y tradicional vestimenta: chalina negra a lo bohemio, sombrero de ala ancha y traje oscuro, larga boquilla y fino junquillo diariamente acudía Imeldo Corral a su cita con la tertulia del Café Suizo".

sábado, 22 de octubre de 2016

El ferrolano Ramón de Arana Pérez (Pizzicato) al cumplirse el 80 aniversario de su fallecimiento


Tal día como hoy, HACE 80 años, "El Correo Gallego" publicaba la necrológica de RAMÓN DE ARANA PÉREZ (Pizzicato), cuyo recorte de periódico adjunto, además de la foto del extinto (Vida Gallega). El profesor e historiador Guillermo Llorca en su obra "Ferroláns" señala que es otro ejemplo más del Ferrol ilustrado. Intervino activamente en la vida social y cultural de esta capital departamental. Fue socio fundador en 1903 del Ateneo, directivo del Casino y secretario de la Escuela de Artes y Oficios en el que impartió docencia en las materias de geometría, aritmética, álgebra, mecánica y máquinas de vapor.
Fue también crítico musical con el sobrenombre de "Pizzicato" y en el Almanaque de 1905 a su propia pregunta de si existe una música popular ferrolana se responde con un "creo que no" y añade "El investigador más diligente no encontraría huellas ni vestigios suficientes para demostrar la persistencia de los rasgos fisonómicos de la melodía gallega en sus cantos y bailes locales".
En el número 1 de "Galicia, Ciencias, Literatura, Artes" da a conocer el trabajo "Sobre un himno gallego. Algunas consideraciones" en el que aporta su opinión sobre la polémica autoría del Himno de Riego. En el "Boletín da Real Academia Galega" aparecen sus investigaciones de arqueología musical "Solo de gaita" y "Solo de gaita Coda".
Filgueira Valverde subraya que la figura de Ramón de Arana es escasamente conocida, a pesar de que fue el primer folclorista e investigador de las manifestaciones musicales de la comarca ferrolana y de ser el primero que intentó hacer un estudio serio de organografía en Galicia.