domingo, 25 de marzo de 2018

Ángel Padín y Álvaro Paradela, dieciséis años después

Hace unos años,el recordado Ángel Padín me hizo entrega de un presente que conmemoraba mis 25 años de permanencia
como miembro de la Asociación de la Prensa de A Coruña.
El día 1 de abril se cumplirán cuatro años del fallecimiento del periodista coruñés Ángel Padín Panizo (que estuvo casado con la periodista ferrolana Olga Cristina Viaño, ambos ya nos han dejado) al que recupero, primero para recordarlo y segundo para devolverle un gesto, aunque sea a título póstumo, que había tenido a raíz de haberse presentado "Diálogos con Álvaro Paradela. Ensaio, poesía e xornalismo", de mi autoría, editado por el Club de Prensa de Ferrol y el Concello de Narón bajo el sello editorial "Documentos FerrolAnalisis", 2002. Él había dedicado una columna en la edición de Coruña de La Voz de Galicia. El título de su sección era "Plaza Pública" y el título del artículo "Amaro Orzán", texto que, nunca es tarde, acabo de descubrir dieciséis años después en la hemeroteca digital de dicha publicación.

martes, 20 de marzo de 2018

CIEN AÑOS HUBO QUE ESPERAR PARA RESCATAR LA LUCHA DE LAS MUJERES CAMPESINAS CONTRA LA CARESTÍA DE LA VIDA

Narón recordó el pasado domingo, día 18, la lucha de las mujeres campesinas
La semana pasada he sido invitado a comparecer en un acogedor y peculiar establecimiento ferrolano "Lea Librería Café", que como su propio nombre indica cumple dos objetivos: servir un café y vender libros, además de brindar espacio para presentaciones y actividades de auditorios reducidos. Acudí con el fin de abordar el tema de las desigualdades de género, reivindicaciones más presentes que nunca, tal como se puso de manifiesto el pasado 8-M.
En esta actividad, organizada por el Foro Ferrol Vivo, que coordina una entusiasta y joven periodista, Eva Martínez Montero, compartí turno de ponencia con la vicerrectora del Campus local Araceli Torres, ella para fijar el papel de la mujer en la Universidad y un servidor para lanzar una mirada a la intrahistoria y hacer desfilar ante el respetable -poca presencia femenina, por cierto- una serie de grupos y organizaciones de mujeres que, pese al sacrificio y esfuerzo aportados a lo largo del tiempo, no cuentan para la memoria colectiva. Entre los episodios me referí particularmente al que ahora ha cobrado actualidad y se ha dado en llamar "A revolta das pedradas".

miércoles, 7 de marzo de 2018

"EL LITORAL GALLEGO", UN PERIÓDICO DE VIDA EFÍMERA

De izquierda a derecha, los números cero y uno que salieron  a la calle el 11 y 17 de enero de 1984, respectivamente.

En la historia reciente del periodismo ferrolano hubo una cabecera que por efímera tal vez no cuenta demasiado a la hora de tratar aquellos asuntos relacionados con nuestra profesión y, particularmente, con la prensa escrita. Me refiero a El Litoral Gallego que duró un mes prácticamente de enero a febrero de 1984. De hecho, uno recurre al google, pone el nombre de esta cabecera periodística y lo que salen son noticias que tienen que ver con la costa gallega. En adelante, asociado a las Acotaciones de un ferrolés, ya se hallará por lo menos una referencia en el mencionado buscador. Sí se incluye, por supuesto, en la Historia da Prensa Ferrolá, de Guillermo Llorca Freire, obra que el autor me dio la honra de prologarle.
Pese a la corta vida no ha de ignorarse el hecho de que fue un intento más de darle a esta ciudad un medio propio de comunicación, que fraguó, sin embargo, quince años después, en el 1999, con la aparición del Diario de Ferrol.  Detrás de aquella iniciativa estaba Juan Fernández García, ingeniero naval y marino en la reserva, gran adalid del baloncesto ferrolano (OAR), luego conselleiro de Industria de la Xunta de Galicia y concejal, que había sido también el último presidente del Consejo de Administración de El Norte de Galicia, 2ª etapa de Ferrol Diario.
En "Ferrol Diario. Orto y Ocaso de un periódico", cuaderno editado por el Club de Prensa de Ferrol (1996) de la autoría de la periodista Rosa Cernadas Feal,  Juan Fernández señalaba como causas del fracaso: "No constituimos reservas y parte de las que teníamos las consumimos en los salarios, por ello, antes de endeudarnos decidimos cerrar". Dijo también que había contribuido al cierre la circunstancia de que los periodistas contratados habían venido de fuera y no conocían la idiosincrasia de los ferrolanos, por lo que "no conectaron con los intereses locales". Otro hándicap con el que salieron a la calle fue que carecían de imprenta propia viéndose obligados a tirar en la rotativa de El Ideal Gallego, en A Coruña.
En el primer editorial decía "Nuestro norte tiene como pilar la creación de una tribuna abierta a todos los ciudadanos sin distinciones de clase o ideología, ya que estamos totalmente en contra del periodismo servil…La independencia política y económica de El Litoral es nuestro mejor patrimonio". En la mancheta aparecía como director José Luis Rodríguez Marcos, subdirector Ángel Luis Recio Marcos y como redactores jefes Ricardo Sandoval y Fernando Sánchez.
Se da la circunstancia, dicho sea entre paréntesis, de que un buen día, hace ya bastantes años, trabajaba yo entonces en La Voz de Galicia, uno de los periodistas fundadores de El Litoral me visitó y regaló la colección completa, 32 números, que encuaderné y que guardo como oro en paño.
Fuera como fuese, El Litoral Gallego en el momento de su nacimiento llevó la ilusión a un sector de los ferrolanos que, frustrados por el cierre de la anterior cabecera "Ferrol Diario", veían la posibilidad de recuperar voz propia, aún a sabiendas de que se luchaba contra el gran "crucero" de la competencia como era  La Voz de Galicia. Es por eso que he decidido evocar en mi blog a El Litoral Gallego que a partir de hoy emergerá entre las procelosas aguas atlánticas para convivir en el buscador de Internet con el otro litoral gallego, el que tiene que ver con el mapa costero.

jueves, 1 de marzo de 2018

Recordando a amigos que ya no están y que se fueron demasiado pronto: Manuel Nadales (1958-2004)

Manuel Nadales, a la izquierda, al centro Pepe Barros y a la derecha Man Castro, en una de las ediciones
de la Feria Internacional de Muestras.

Este año cumpliría sesenta años y tal día como hoy, a los 46 de edad, era enterrado en el cementerio de Catabois el periodista Manuel Nadales Castro. Este recordado compañero describió en su corto período vital una trayectoria con diversos frentes. Muy joven, cuando tenía dieciséis años colaboró con la COPE, más tarde con el rotativo local "Ferrol Diario", en el publicó algunas entrevistas. Participó, asimismo, en un fallido proyecto en virtud del cual la central sindical Comisiones Obreras pretendía instalar en diversos puntos de España, entre ellos Ferrol, varias emisoras. Durante un tiempo actuó incluso como asesor de este sindicato en mesas de negociaciones en las que conoció, del otro lado de la mesa, representando a las empresas, al economista Luis Egusquiza Manchado que más tarde -paradojas de la vida- lo llevaría a ocupar un puesto importante en Correos y Telégrafos.
Tras el frustrado intento de las emisoras de CC OO, Manolo Nadales se incorpora la SER en Ferrol dirigiendo dinámicos espacios informativos. También fue el primer corresponsal de la TVG para la zona norte de la Comunidad Autónoma de Galicia.
En 1991, recién nombrado Luis Egusquiza director general de Correos y Telégrafos, con José Borrel de ministro de Obras Públicas, Transportes y Medio Ambiente, Nadales Castro es llamado para ocupar el área de imagen de la dirección general de Correos y cuatro años más tarde, en 1995, este inquieto periodista ferrolano era promocionado al puesto de Subdirector General del Organismo Autónomo de Correos y Telégrafos.
En 1996, Felipe González perdió las elecciones generales frente al Partido Popular y Nadales Castro regresa a Ferrol recuperando su oficio vocacional de periodista en una emisora local de televisión, tarea que mantuvo hasta el final de sus días.
Manuel Nadales fue directivo del Club de Prensa de Ferrol y realizó algunas entrevistas para la revista de pensamiento y cultura "FerrolAnalisis".
Hasta aquí me ocupé de su perfil profesional, pero he de añadir para terminar que era un hombre de unas extraordinarias virtudes humanas como la lealtad y la nobleza y su bonhomía le granjeó numerosos amigos y compañeros que lloraron/lloramos su muerte hace catorce años por estas fechas. Manuel Nadales sigue y seguirá en nuestra memoria.

viernes, 29 de diciembre de 2017

HACE 40 AÑOS, FERROL FUE A TORRENTE

Se cumplen 40 años de aquel memorable día 28 de diciembre de 1977 -y no era una inocentada- en que en un viaje express, a bordo de un R-5, surcando kilómetros sobre un "hermoso y fino manto de nieve" y jalonado el camino de pequeñas peripecias (las pasamos "canutas"), los periodistas José Varela (La Voz de Galicia), Coque Bruquetas (COPE) y un servidor (Ferrol Diario), representando al colectivo de los medios locales, nos desplazamos a Salamanca para entregar a Gonzalo Torrente Ballester el título de "Ferrolano del Año-1976". Era el primer "Ferrolano del Año", galardón hoy adoptado por el Concello de Ferrol. Siempre insisto en recordar esto no vaya a ser que los políticos actuales crean que "Ferrolano del Año" es una idea de la primera institución. No, no, es una idea de los periodistas ferrolanos de los años setenta.
Entonces, no existía aún el Club de Prensa de Ferrol, nos reuníamos los "plumillas" todos los finales de año en régimen de autoconvocatoria para confraternizar en una cena festiva. Fue en ese foro en donde se gestó el citado premio y en donde se empezó a barajar la idea de organizarnos como colectivo, aunque no sería hasta diez años después que nació el CPF.
El premio, una bandeja de plata, regalo de los joyeros ferrolanos, tenía que habérsele entregado a GTB en el curso de su veraneo en La Ramallosa, pero ese año el escritor ferrolano se lesionó en una pierna, quedó inmovilizado en casa y no pudo acudir a su cita estival. Un servidor, encargado de custodiar el presente, en un monumental e "histórico" despìste, había colocado la bandeja encima de un armario en su casa en donde "durmió el sueño de los justos" hasta que, providencialmente, buscando no sé qué cosa el día 27 de diciembre me doy de bruces con un envoltorio que me despertó la curiosidad y hete aquí que era el regalo que "aún" no le habíamos entregado a Torrente cuando estaba a punto de finalizar el 1977.
El que suscribe se puso en contacto ese mismo día con los compañeros mencionados y, solicitado el oportuno permiso en las respectivas empresas, quedamos en que al día siguiente, día 28, de madrugada, emprenderíamos un urgente viaje a Salamanca tras advertirle de la visita al ilustre galardonado.
La bandeja de plata fue por fin ¡ay! entregada a su "titular" que nos recibió en la sobremesa de la citada fecha "brindando" con un café, que nos calentó el cuerpo y hasta el espíritu, y manteniendo con nosotros una amenísima conversación que el escritor y académico ilustró con abundante anecdotario. Inmediatamente, regresamos sin más pérdida de tiempo porque estábamos bajo la amenaza de quedar bloqueados por la nieve. Una vez salvado este escollo, hicimos noche en el Parador de Verín y a la mañana siguiente nos pusimos en camino hacia Ferrol.

(En la foto de la portada de "Ferrol Diario", de izquierda a derecha, José Varela Cachaza, un servidor entregándole la bandeja a Gonzalo Torrente Ballester y Coque (Juan José) Bruquetas Sierra).
Añado al relato que Torrente Ballester nos obsequió a los visitantes con sendos ejemplares de su discurso de ingreso en la Real Academia Española, debidamente autografiados y que guardo celosamente como una preciada joya.


viernes, 8 de diciembre de 2017

Del Licor de Toxo actual a la harina de tojo como pienso para el ganado vacuno del siglo pasado



Molino de tojo de Betanzos
Sabía del Licor de Tojo, salido del ingenio ferrolano, pero lo que desconocía es que en su día, años cincuenta del siglo pasado, se obtuviera harina de tojo como alimento para el ganado vacuno. A tal efecto se habían diseñado unos molinos que llegaron a funcionar, el primero en Betanzos, el segundo en Sarria y el tercero en Cruces.
Juan Rof Codina, en La Noche, 11-11-1954 cuenta que la electrificación del campo abría en aquella época camino a instalaciones que demandan energía para motores de fácil manejo y entre ellos citaba los molinos de tojo. Y contextualizaba su colaboración precisando que desde tiempos prehistóricos el tojo se utilizaba como alimento del ganado caballar y vacuno, pero como la sustancia proteica radica en sus hojas  espinosas y coriáceas era necesario dividir los tallos y machacar las hojas con mazos, operaciones lentas y costosas.
Así pues, los modernos molinos de tojos -que se decía entonces- dividen en pedazos pequeños los tallos tiernos de la planta y a continuación con unos martillos de cientos de revoluciones reducen a harina toda la masa "sin que quede vestigio de las espinas coriáceas y completamente transformado en polvo seco inalterable con el que se confeccionaban piensos variados".
Esta idea que barajaba Rof Codina pronto germinaría. En febrero de 1955 el mismo rotativo anuncia la inauguración en Betanzos de la "primera fábrica de harina tojo que existirá en la provincia". El redactor de la noticia subrayaba que con este molino se abría un capítulo importante dentro de la economía regional aprovechando el tojo que solo se utilizaba para la cuadras de los animales que, mezclado con los desechos, generaban un abono muy eficaz para las tierras de cultivo.
"Ahora se piensa, prosigue el informador, que esta harina obtenida del tojo tendrá aplicaciones industriales e incluso se aplicará para la alimentación del ganado".

Recorte de "La Noche" de 19-02-1955
En efecto, en un suplemento de La Noche de fecha 19 de febrero de 1955 se publicaba un reportaje a toda página de la inauguración de un molino de tojo en Betanzos. Con la colaboración económica en la que intervienen la dirección general de agricultura, la Cámara Oficial Sindical Agraria de A Coruña y el servicio de mejora de prados del Plan Agrícola de Galicia se puso en marcha esta molienda en plan experimental. La finalidad era resolver el problema de escasez de pienso para el ganado que se presenta en el invierno. El molino en una jornada normal de 8 horas iba a moler unos 2.000 kilos.
En dicha información se comentaba  que existía el precedente de las Landas francesas en donde hacía muchos años que los agricultores por métodos más o menos rudimentarios molían el tojo y lo utilizaban para alimentar sus vacas, al parecer con buen resultado.
A la sazón, año 1955, en Galicia había un millón de hectáreas de monte de tojo.
Hice seguimiento a esto de las moliendas de tojo y no hallé más que lo que aquí publico y cito, lo cual parece indicar que el  invento tuvo poco éxito, pero no dejó de llamarme la atención, curiosidad que comparto con amigos y amigas, lectores de mi blog.


viernes, 24 de noviembre de 2017

El monte de Brión (Ferrol) llegó a denominarse, solo durante cinco meses, el "Monte de los Poetas"


 
La cumbre del monte de Brión mira a la vecina Coruña y al puerto exterior de Ferrol
Dando continuidad a un post que publiqué en mi blog en mayo de 2016 en el que mostraba mi sorpresa por el nombre de "Monte de los poetas", que nunca había oído citar, quedando entonces mi curiosidad insatisfecha, hoy ya estoy en condiciones de  complementar aquella información. Resulta que el monte de Brión, en el que también se conmemora todos los años la batalla de 1800 contra los ingleses, pasó a llamarse "Monte de los poetas", pero fue solo durante unos meses inmediatamente anteriores a la Guerra Civil. Una vez pronunciado el golpe militar contra la República nunca más se volvió a hablar del "Monte de los poetas", nada extraño, por otro lado, ya que en ese territorio se homenajeaba a poetas gallegos del siglo XIX y se realizaban excursiones cuyos participantes acababan entonando el himno gallego. Este tipo de episodios de matiz galleguista despertaban la sospecha de la dictadura y, como se sabe, eran  perseguidos.

Habiendo hecho un seguimiento fiel a la hemeroteca de "El Correo Gallego" y algún otro como "Vida Gallega",  "El Compostelano" y el "Pueblo Gallego", se desprende que el 9 de febrero de 1936 el monte de Brión pasó a llamarse el "Monte de los Poetas". La crónica que publicaba dos días después "El Correo Gallego" daba cuenta así:
"Anteayer se inauguraron en el grandioso monte de Brión los miradores naturales dedicados a Rosalía de Castro, Eduardo Pondal, Manuel Curros Enriquez, Francisco Añón, Valentín Lamas Carvajal, Manuel Leiras Pulpeiro, Benito Losada y Alberto Camino. Debajo de cada uno de los nombres, pintados con esmalte gris por el novel artista local Antonio Verdera Veiga, se ha colocado esta inscripción "Poeta de Galicia".

La iniciativa, que partía del grupo alpinista ferrolano "Abrente" arrancó con tal fuerza que se hablaba de la posibilidad de instalar un albergue para excursionistas ya que a partir de esa fecha comenzaron a desfilar organizadamente por los miradores numerosas personas, adultos y escolares. Es así que el 15 de marzo -debió de ser la primera- se llevó a cabo una excursión  en la que se dieron datos biográficos de los literatos allí homenajeados, se recitaron algunas de sus poesías  en tanto que Marujita Oseira, de "Abrente" pronunció este breve discurso:
"Las mujeres de "Abrente" vivimos en este instante unidas espiritualmente a los poetas gallegos del siglo XIX...Murieron ya los poetas que iluminaron un día las rutas del galleguismo, pero nosotras, las mujeres que vivimos en Galicia no olvidamos aquellas vida luminosas y la estela de poesía que dejaron al extinguirse. Por eso hemos venido ahora a este maravilloso "Monte de los Poetas" y por eso vendremos frecuentemente a contemplar los amados nombres colocados por el grupo alpinista "Abrente" en las rocas de esta montaña llena de encantos".

El 11 de junio visitó el "grandioso Monte de los Poetas" un grupo numeroso de alumnos de varios centros escolares de Brión y de El Penedo  que estuvieron acompañados por los maestros nacionales José Raindo Quintáns y Ricardo Espiñeira, respectivamente. Los alumnos leyeron poesías en los miradores y actuó el orfeón infantil de El Penedo, que cantó una alborada y todos remataron con el himno gallego.

El 14 de junio recogen las crónicas otra excursión, en este caso de las colectividades "Aire y Sol" y "Abrente". Los participantes embarcaron en Curuxeiras en el vapor Concepción Arenal con destino a la Graña para continuar a pie desde allí hasta la cumbre del "Monte de los Poetas". Se decía también que "pronto se inaugurará en este magnífico monte una fuente denominada "Pousadoiro", con excelente agua, regalo exquisito para los excursionistas" y todavía el 12 de julio, unos días antes del levantamiento militar, se registró otra excursión que acabó con bailes en los lugares de Martín y San Cristóbal.

Vemos, pues, como el cambio de nombre del tantas veces mencionado monte duró apenas unos cinco meses ya que no se tienen noticias de que tras la Guerra Civil continuasen estas "peregrinaciones" a los ocho miradores a los que se había bautizado con otros tantos nombres de poetas decimonónicos. Una iniciativa tan bonita como efímera. Ya recordaba en el anterior post en el que me hacía eco del homenaje a Antón Vilar Ponte, otra idea "Abrente", que este colectivo, formado fundamentalmente por mujeres y presidido  por "la señorita Paquita Blanco" se confesaba ajeno a toda tendencia política y era una agrupación que ni siquiera se había dotado de estatutos, que realizaba excursiones por toda Galicia. La sede estaba en la calle Dolores, número 57.

He preguntado a algunas personas mayores de Brión sobre este episodio y nadie tenía idea del llamado "Monte de los Poetas" y, por consiguiente, tampoco  del movimiento de excursiones y visitas que se generaron durante unos meses. Lamento no haber encontrado documentos gráficos de las actividades reseñadas.