miércoles, 7 de noviembre de 2012

Obama: "Lo mejor está por llegar"


Se decía estos días que si Europa tuviese que elegir le daría su apoyo a Obama, quien acaba de obtener el respaldo mayoritario de los votos electorales de los EEUU sin necesidad de esperar a la decisiva Ohio, en la que, finalmente, también venció, rompiendo los pronósticos de que las fuerzas estaban muy igualadas con el candidato republicano Romney. El mundo occidental tiene motivos por tanto para concelebrar esta victoria. A mi modesto entender, con las limitaciones naturales del ciudadano común que simplemente procura estar informado de lo que sucede en la aldea global, (los análisis sesudos los dejo para los especialistas y politólogos) Obama sigue representando para la sociedad norteamericana el banderín de enganche con un futuro más esperanzador, más vanguardista y dinámico, lejos de la espesura y el conservadurismo de los republicanos, cuyo líder despertaba poca o nula empatía con independencia de que representaba más los intereses de una elite que los de las clases medias. En ese sentido los electores han roto, por segunda vez, con la imagen de esa sociedad rancia apostando por una marca más progresista, como lo ha demostrado al emprender la complicada reforma sanitaria o el apoyo al movimiento gay, aborto, etc, además de haber acabado, en severo y demandado acto justiciero, con el líder de Al Qaeda Osama Bin Laden. Quede dicho lo anterior por citar algunos hitos en la trayectoria de este joven político estadounidense. Ello a pesar de que cuatro años de mandato, en un contexto de crisis como el que vive el mundo ocasionan un serio desgaste. Obama tendrá ahora la oportunidad de proseguir con el trabajo iniciado y por delante tiene otros cuatro años para poder, o al menos eso se espera, rendir la obra acabada. Según declaraba ayer celebrando su triunfo "lo mejor está por llegar". Como siempre, el tiempo será el testigo.