sábado, 10 de noviembre de 2012

La Voz de Ortigueira

 Histórico y entrañable semanario La Voz de Ortigueira en el que Julia Mª Dopico Vale, poeta, escritora, columnista y profesora de música, realiza un extraordinario ejercicio de síntesis al reproducir una entrevista que me hizo y que aparece publicada en el número del día 2 del presente mes. El diálogo periodístico, que la autora maneja con natural habilidad, llevado a cabo en Santa Icía, "patria" residencial del amigo Luis Mera, había sido largo y tendido, con historias, anécdotas y matices de todo tipo. Demasiado material para la purga y poda con solución final más que satisfactoria. Muy agradecido a Julia Mª y a Mari Carmen Fojo, propietaria y directora de la publicación, que me concede el honor de la portada con titular a toda página, foto de entrevistadora y entrevistado y un documento para la historia del periodismo local, ferrolterrano y gallego: el carné de socio del Club de Prensa de Ferrol del querido y recordado David Fojo que lleva estampada la firma del que suscribe como presidente de la entidad, allá por los años ochenta. Xa choveu. Aunque el tema surge ahora de manera colateral, tengo ganas de dedicarle a La Voz de Ortigueira y a su anterior propietario y director, padre de Mari Carmen, una particular atención. Lo merece David Fojo y lo merece el semanario que ha sido y sigue siendo espacio para la información, el debate y la creación literaria, además de cualificado altavoz de los intereses de la hidalga villa ortegana, cuna de ilustres personalidades entre las que quiero señalar a un distinguido amigo y condiscípulo en Mondoñedo, de los primeros profesionales de TVE, gran favorecedor que fue también del Club de Prensa de Ferrol desde la alta responsabilidad que como experto periodista ocupó en la compañía eléctrica Fenosa. Me refiero a Ramón Barro Bello. Lo dicho, volveré sobre el asunto.