martes, 6 de noviembre de 2012

La ausencia de "Miudiño"


La ausencia de Miudiño en el Diario de Ferrol, otro signo más del mundo convulso en que vivimos. Vicente Araguas continuará con su sección dominical de crítica literaria en el Nordesía, pero se ha "caído" de la columna diaria. El poeta, escritor y crítico literario ya no compareció el pasado domingo. En los últimos meses, a partir de junio, firmaba dos veces a la semana, los jueves y domingos. Era una manera de ir rompiendo el contacto con sus numerosos lectores sin que se notara mucho, para que doliera menos, para evitar el trauma. Araguas dijo en diversas ocasiones que le debía mucho al Diario de Ferrol, lo que no dijo, porque no tocaba, pero lo decimos otros es que Diario de Ferrol ganó prestigio, prestancia y fortaleza a raíz de su incorporación. Para que nos entendamos, era y es un amor recíproco. Echaremos de menos sus Miudiños, verdadera obra maestra de obligada lectura, primero en la contraportada del periódico, luego en la página de opinión. Dominaba con elegancia todos los géneros. De hecho confesó en más de una ocasión que lo suyo era el periodismo. La crónica de viajes, el artículo costumbrista, el análisis de acontecimientos importantes, sus aportaciones a la historia local, de su Ferrol de adopción (medalla de la ciudad) y de su Neda natal (hijo predilecto), empleaba cuando el caso lo requería el afilado aguijón de la crítica "e bótalle fío ao papaventos da súa erudición e sabedoría". Nada se le resistía. Toda su producción era una feliz recreación literaria. Araguas no escribía dos palabras que no fueran bañadas en una extraordinaria musicalidad lírica, poética, además del plus que aporta al verbo, por su riqueza y recursos, nuestro propio idioma gallego. Pero, ¡alto! Vicente Araguas no se va, sigue con nosotros. Se van, eso sí, sus Miudiños. De los males, el menor. Por la parte que me toca, siempre agradecido, amigo Vicente.