miércoles, 14 de noviembre de 2012

Convocatoria internacional


Es importante que la huelga general transcurra sin incidentes de mayor consideración. Y digo esto último porque entra dentro de la normalidad el episodio aislado, que nunca falta. No obstante, habrá que esperar a que pasen las horas para poder llevar a cabo un balance, si bien las valoraciones serán siempre muy relativas porque los ciudadanos seremos sujetos pasivos de la manipulación de cifras, según el color, es decir, según los convocantes o el Ejecutivo. Será también susceptible de análisis y valoraciones la participación e incidentes que se registren en otros países que también estaban convocados a la huelga general, como Portugal, Grecia e Italia. Es la primera vez en el presente siglo que se realiza un llamamiento internacional contra las medidas de austeridad y degradación de conquistas sociales que estaban ya consolidadas, sacrificios que se hacen recaer en las clases populares y que hacen especial mella en los menos favorecidos. Como telón de fondo emocional, al menos en España, está el conflicto colateral de los desahucios que han movilizado la conciencia colectiva viéndose obligados las dos grandes formaciones políticas a sentarse para encontrar una urgente solución. Lo de siempre. La sociedad por delante de la rémora política. Vamos a ver si los impulsos y las tensiones no van más allá de lo habitual. La movilización pacífica, sin saltos violentos, contribuirá a proyectar una imagen de cordura y sensatez que también conviene preservar.