lunes, 12 de noviembre de 2012

La salida de España del euro


Los titulares de la prensa de hoy testimonian que Merkel tiene miedo a que los países con problemas abandonen el euro. Cómo no va a tener miedo si el coste que le podría suponer alcanza los 1,7 billones. Sólo la salida de España le costaría 850.000 millones de euros. Lo dice un estudio de Prognos AG encargado por la fundación alemana German Bertelsmann Foundation. Es curioso que a pesar de que eminencias de la economía apuntan a la salida del euro como mal menor, los dos grandes partidos e incluso los sindicatos no quieren tocar el asunto. Incluso ni en los movimientos ciudadanos contestatarios de base se plantea esta alternativa. Vemos lo que piensan los Nobel de economía. Paul Krugman dice que a menos que España se salga del euro está condenada por años a tener un paro sobredimensionado. Stiglitz va más allá y plantea la salida de Alemania para que los demás países tengan un tipo de cambio más bajo y se registre más exportación y más crecimiento económico. Aquí en España, especialistas como Pedro Montes, que desempeñó responsabilidades en el Banco de España o el profesor Vicenç Navarro no ven otra salida. El primero dice que no es camino fácil abandonar el euro, pero es mal menor y España podría recuperar soberanía e instrumentos de política económica, entre ellos un banco central que emitiera billetes, cosa que no quiere hacer el BCE con los países en problemas, porque le tira de la cuerda Alemania. Navarro dice que España, fuera del euro, podría conseguir crédito a intereses más bajos y pone de ejemplo a Inglaterra y Suecia que no asumieron la moneda única y que no tienen dificultades e incluso están en el camino de una política expansiva. "Es preferible una elevada inflación con bajo desempleo y elevado crecimiento a un nulo crecimiento, enorme desempleo y país en recesión", asegura el profesor. ¿Por qué no se plantea el debate de la salida del euro? Podría estar incluso sometido a un referéndum para que los españoles se pronunciasen antes de caer  en la que los más sabios dicen que será una ratonera, un túnel sin salida, al menos en muchos años.