jueves, 22 de noviembre de 2012

El testamento ológrafo de Canalejas


Se conmemoró el pasado día 12 el centenario del asesinato del ferrolano José Canalejas, presidente del Consejo de Ministros y líder del Partido Liberal. Pocos días más tarde del vil atentado perpetrado por un anarquista, que se suicidó inmediatamente, la prensa de Madrid daba a conocer su testamento ológrafo que debía de ser abierto tres días después de su muerte. Según constaba en dicho documento, reflejado en La Correspondencia de España de fecha 22-11-1912, dejaba un legado valorado en un 1.200.000 pesetas. A los hijos les correspondía por partes iguales 600.000 pesetas en papel de la Deuda del Estado interior que tenía depositadas en el Crédit Lyonnais, un solar sito en la calle de Fernando el Santo valorado en 125.000 pesetas y la casita adosada al palacio de las calles del Príncipe y Huertas, cuyo valor se estimaba en 100.000 pesetas. A su mujer, además del usufructo de los bienes de los hijos, la finca de Otero, alhajas y muebles por valor de 125.000 pesetas y un seguro de vida hecho a su nombre por la cantidad de 20.000 duros. A los hijos de su hermano Luis légales la cuarta parte del palacio de la calle de las Huertas, cuyo valor tasa en 165.000. De este legado quedan excluidos los sobrinos mayores María y Pepito, a los cuales hace estas mandas especiales: A María los muebles, cuadros, arañas, etc, del salón de baile del palacio de la calle del Príncipe, valorado por el testador en 45.000 pesetas y a Pepito los terrenos de Ferrol, con el chalet, si estuviere construido a su muerte y de no estarlo, como no lo está, 45.000 pesetas en metálico. Finalmente lega a su sobrino Julio Saint Aubin el despacho que tenía en la casita que da a la plaza de Santa Ana. En el reparto de asuntos civiles de la Casa de Canónigos ha correspondido la instrucción del oportuno expediente relativo al testamento ológrafo de Canalejas al distrito de La Latina y dentro de dicho distrito al secretario judicial D. Manuel Cobo Canalejas, pariente de Don José a quien este quería y distinguía mucho. El chalet, a que se hace mención ubicado en Ferrol, respondía a un ofrecimiento del pueblo ferrolano hecho con motivo de una visita que siendo ya presidente del Consejo de Ministros hizo a su ciudad natal. Canalejas había expresado su deseo de, en el momento de retirarse de la vida política, venir a pasar largas estancias a Ferrol. A tal fin, por suscripción popular se compraron unos terrenos en Caranza. El asesinato truncó los planes de este egregio personaje.