lunes, 18 de junio de 2012

Se acabó la excusa de las elecciones griegas

Ya hemos salido de dudas. En Grecia han ganado los que le metieron a aquel país el embolado de las cuentas falsas. Para Merkel es mejor tener un gobierno que favoreció la corrupción y llevó al país a la quiebra que aventurarse con una izquierda no domesticada y respondona. Lo del refrán, vale más malo conocido que bueno por conocer. A los ganadores les leerá la cartilla y hará con ellos lo que le plazca, a los otros faltaba por ver. Europa está enseñando su grandes debilidades. La UE está formada por veintisiete estados y un solo poder verdadero: Alemania. Así nos luce el pelo. No se dejará de reconocer que La Unión Europea nos mandó dinero a manos llenas en las últimas décadas, pero la triste realidad es que cuando han tocado las verdes, como ahora, Merkel dijo que cada palo que aguante su vela y de fabricar billetes nada de nada, que se puede alterar el "ecosistema" teutón. En fin, nada que objetar, por otro lado, porque han hablado las urnas y han de aceptarse, cómo no, los resultados. Alemania ya destensó un poco la cuerda ofreciendo a los ganadores una prórroga en el tiempo de rescate. Veremos hoy como reaccionan los mercados, como influyen en la prima de riesgo y en los demás índices que definen el momento económico. El Gobierno ponía como excusa la incertidumbre que causaban las elecciones griegas para justificar lo que estaba sucediendo en España. Ahora podremos comprobar si con este resultado de los comicios helenos se afloja la cuerda, se relaja la prima y los mercados nos miran con otros ojos. Hoy toda la atención estará centrada en la bolsa y en todo lo que allí ocurra. Que más queremos todos los españoles, sea cual fuere el credo político que profesemos, que salir del borde del abismo en el que nos movimos  en la última semana, a pesar de los 100.000 millones ofrecidos por el eurogrupo como rescate a la banca. Crucemos los dedos y ojalá que las cosas se pongan un poco mejor.