viernes, 28 de septiembre de 2012

Tibiedad política

He de volver sobre el asunto de Cataluña, porque estoy viendo cierta tibiedad en algunas formaciones políticas a la hora de pronunciarse sobre las ansias soberanistas de Mas. Da la impresión de que hubiera cierto miedo a situarse en una u otra posición. Por ejemplo, Cayo Lara, líder de IU ha repetido la misma respuesta en dos entrevistas que yo le he visto, una en "Al Rojo Vivo" y la otra en el programa "24 horas" de TVE. Y la respuesta, a pesar de que se le emplazó para que concretara fue criticar a Mas por envolver el fracaso de su gestión en lo del referendum. Es decir, Lara se fue en ambas ocasiones por las ramas. Ayer mismo veíamos también que los socialistas catalanes se abstenían en el Parlament de Cataluña a la hora de votar la idoneidad de la consulta en la próxima legislatura. Al parecer están internamente divididos, mientras que Patxi López rechazaba el planteamiento utilizando el sarcasmo de que la independencia no es negocio. Y yo me pregunto ¿no hay nada que decir si el presidente de la Generalitat manifiesta que hará la consulta con o sin la ley? A Ibarretxe se le había rechazado su plan en las Cortes ¿es este un caso diferente? Decir que está dispuesto a transgredir y que los partidos, a excepción del PP, hagan mutis por el foro no me encaja.  O respetamos el Estado de Derecho y las leyes que nos hemos dado o este país se convertirá -ya no anda muy lejos- en un país de pandereta y castañuela. Lo que me preocupa de esta ambigüedad y temor a tratar el asunto con firmeza es que se está transmitiendo una imagen de debilidad de cara a los ciudadanos que se viene a sumar, por si fuera poco, a la percepción que reina en la calle de que el Gobierno está muy desgastado, a pesar de haber transcurrido tan solo diez meses desde las elecciones del 20-N, con tanta medida impopular, con tanto recorte y sacrificio como está imponiendo.