martes, 25 de septiembre de 2012

Irrita el silencio del Gobierno ante las amenazas de algunos militares


Es la tercera vez, en breve plazo de tiempo que vuelvo sobre este asunto. Y si lo hago es porque me suscita una preocupación especial. Los militares siguen haciéndose oír. Ahora a través de la AME amenazan con consejo de guerra a los secesionistas. Obviamente la dirección de tiro -es una metáfora- apunta a Cataluña. Recordaréis conmigo que hace unas semanas lo hacía el coronel Alamán que amenazaba poco menos que con llevar los tanques a Barcelona. Quitan hierro algunas opiniones señalando que se trata en ambos casos, en el particular y en el de la asociación, de militares retirados. Es que solo faltaban que lo hicieran los que están en activo. Pero aun así ¿podrían los retirados estar canalizando el sentir de sectores de los Ejércitos? Lo que me causa perplejidad, ya lo dije en ocasiones anteriores, es el silencio del Gobierno, que está propiciando que se reiteren y/o multipliquen este tipo de declaraciones. Incluso, las manifestaciones y artículos de Alamán, publicados en un diario digital de la extrema derecha, fueron jaleadas por una diputada del PP y, por otro lado, el ministro de Defensa del que se mofaba con escarnio este coronel dijo que pasaba de tomar decisión alguna. ¿Está el Partido Popular alimentando por acción u omisión esta especie de bravuconadas que parten de algunos militares? ¿Podrían interesarles estas amenazas como elemento coercitivo ante los planteamientos independentistas de una parte de los catalanes? El que calla otorga, dice el sabio refranero popular y desde luego, la actitud del Ejecutivo da lugar a que se formulen todo tipo de especulaciones. La unidad de la patria es el argumento y la posible vulneración de la Constitución, el detonante. Pero estos son asuntos que tienen que resolverse políticamente. Los Ejércitos están al servicio del pueblo. Ya bastaron cuarenta años de dictadura. El Gobierno tiene el deber de reprimir estos excesos.