viernes, 7 de septiembre de 2012

Reflexión en torno a una efeméride: tren Betanzos-Ferrol

Ayer se cumplían 113 años de la inauguración de las obras del ferrocarril Betanzos-Ferrol con asistencia de los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia. Por cierto, el año que viene en mayo se conmemorará el centenario de la entrada en servicio. Los trabajos duraron por consiguiente trece años. La efeméride la destaqué en twitter e inmediatamente surgieron algunos comentarios no exentos de ironía:  "y así siguen" (parodia del alcalde de Narón), "la obra la hicieron bien y no han vuelto a tocarle, ahí sigue como entonces" (Isidoro Valerio), "tardaron menos daquela que hoxe co AVE" (Barbeiro  do sábado)...El tuitero Fernando A. Otero me indicó que había hecho un fin de master con el centenario de la puesta en marcha de la mencionada línea férrea. Bien es sabido, que se están organizando actividades para exaltar en el 2013 aquel acontecimiento y el asunto no parece pasar desapercibido por lo que acabamos de ver. Ahora bien, lo cierto es que -y ya lo comenté en alguna otra ocasión- a Ferrol siempre llegan las grandes iniciativas con el consabido "plus" de demora. Aunque si establecemos algunas comparaciones tal vez lo hicieran mejor en aquella época que en la actualidad. El tramo Betanzos-Ferrol casi tardó lo mismo a principios del siglo XX, que la llegada de la autopista a principios del siglo XXI, a pesar de las diferencias que marcan en el transcurso de cien años los avances tecnológicos. Por tanto un "me gusta", que diríamos en facebook, para los plazos de aquella obra. Se ve también que la diligencia en las gestiones no debió de mejorar con cien años por medio, a pesar de lo que se modernizaron las infraestructuras de comunicación, la irrupción de la informática, la adaptación de las instituciones y administraciones, etc. No lo hicieron mal, pues, los políticos de aquel tiempo. Nos rompe un poco el discurso el ejemplo del tren de vía estrecha (FEVE) Ferrol-Gijón, en cuya construcción se invirtieron cinco décadas habiendo entrado en servicio en el año 1972.  Pero en este caso, como atenuante, digamos que se registraron muchos conflictos, debates y grandes asambleas.  Pudiera parecer una caricatura lo que acabo de hacer, pero no anda lejos de la realidad la cosa. Ha pasado un siglo y en algunos aspectos no están claras las distancias y diferencias. De hecho, los tiempos del tren Ferrol-Madrid siguen siendo poco menos que de principios del s. XX.