jueves, 12 de julio de 2012

Más recortes: más paro, más recesión

Los recortes estrangulan la cadena de consumo, fenómeno que necesariamente generará más paro y más recesión. Esto que es de sentido común, no lo ve así el Gobierno de Mariano Rajoy que continúa apretando las clavijas a los de siempre, con la subida del IVA, supresión de la paga de Navidad a los funcionarios, ajustes en el subsidio de parados, etc. Draghi le decía este día que subir los impuestos es agravar la crisis, el propio Obama desde EEUU mandó el "recado" de que la solución no venía únicamente por la línea del recorte, pero alguien le dijo a Rajoy que tirara por esa vía y ahí está él, muy mandadiño, cumpliendo órdenes del exterior, probablemente de Alemania, que es la que tiene la sartén por el mango en una UE que si hoy se sometiera a referéndum quedaría hecha trizas. El profesor Vicenç Navarro, uno de los de mi devoción, dice que si España e Italia se salen del euro a Alemania le quedaría un agujero de 700.000 millones de euros y eso sería "como ha reconocido Der Spiegel el colapso del sistema bancario alemán", dice el prestigioso economista  en Nueva Tribuna.es. También dice que los gobiernos de España e Italia tienen el poder de decirle a Merkel ¡basta ya!, cosa que nunca se hizo hasta la pasada cumbre europea de finales de junio cuando Monti amenazó con la dimisión y la canciller alemana cedió, aunque esta después empezó a hacer encaje de bolillos para convertir el acuerdo en un compromiso  de condiciones leoninas. ¿No va siendo hora de que le planten cara a Alemania? ¿Vamos a seguir cumpliendo el papel de títeres de la banca alemana que es la que controla el Banco Central Europeo? Alemania desde que se estableció el euro ha ganado más de 556.000 millones de euros, más de lo que ha dado en ayuda financiera. En fin, que salvo misterios insondables que no alcanzamos a descifrar, insisto en que esto no hay quien lo entienda, mientras se sigue desangrando la economía de las clases medias y bajas y el Ejecutivo español se limita a cumplir las instrucciones que le llegan desde la UE. Es lo que hay