sábado, 28 de julio de 2012

La economía de España: entre "lo suficiente" y "lo necesario"

Parece que lo hagan a posta. El eufemismo, el lenguaje huero, la retórica baladí, la metáfora viciada y así podría seguir enumerando modelos y patrones discursivos que parecen erigirse como recurso común para los tiempos difíciles. Se trata de hablar, sin decir nada. Se trata de cubrir un espacio, un silencio, un momento político sin  comprometerse. Que sí, que es lo habitual, pero que estos días cobra categoría especial dicha pose. Lo señalaba ayer cuando ironizaba con el hecho de que Draghi con solo abrir la boca, porque no concretó nada, había pulverizado la prima de riesgo, con subida de bolsa y suavización del bono a diez años. Recordaré contigo, amigo lector, que el presidente del BCE dijo que se "haría lo suficiente" para preservar el euro. Pues Hollande y Merkel parecen haber adoptado la fórmula, ya que en un comunicado conjunto, tras la conversación que mantuvieron ayer, dicen que "se hará lo necesario" para salvar el euro.  De verdad, parece una coña, sientes como si te estuvieran tomando el pelo. Pero el caso es que los dichosos mercados interpretan a la primera de cambio este tipo de expresiones como un mensaje de confianza y levantan el pie del acelerador y nos permiten respirar. Claro que la felicidad como los placeres son efímeros y cuando estábamos levantando la cabeza que teníamos sumergida en las profundidades abisales del rescate inminente entró el otro ogro en escena, el FMI que dice que na-nai, que el año que viene será peor que este, que hay que subir más el IVA, esto el mismo día en que se dan a conocer las escandalosas cifras del paro, que siguen engordando tanto más cuanto más duros son los sacrificios que Mariano Rajoy nos impone por mandato de la canciller alemana. Cada vez más colapsado el consumo, más desempleados, más indigencia. Por el contrario, eso de las medidas de estímulo y crecimiento que fueron abordadas en la pasada cumbre europea del 29 de junio, por ahora se reducen a un brindis al sol que tuvo el vigor de unas horas.