martes, 3 de abril de 2012

Los mares


Esperanza Piñeiro de San Miguel y Andrés Gómez Blanco, Andrés y Esperanza, llevan un largo tramo recorrido como pareja en la vida personal y en la autoría de libros de distintas temáticas. Una convivencia asociada al compromiso de una entrega común: el estudio, la investigación, la divulgación. Esta pareja alumbra cada poco tiempo una obra que concibe en escenarios plenos de bucolismo como los que rodea su lugar de residencia en Mougá. Allí donde la naturaleza se presenta en todo su esplendor caótico, sin orden ni concierto, vigorosa y escasamente castigada por la máquina del hombre. Allí, donde la paz ambiental invita a la reflexión y a la concentración, donde los árboles dejan ver el bosque, pero no el mar, que, sin embargo, se oye, se siente. Ese mar que define el horizonte de una parte de su vasta producción: "Xentes dos mares de Ferrol", "A pesca e os mariñeiros: Cedeira, Cariño, Ortigueira, Mañón"; "Homes de ferro en barcos de madeira"; "Aqueles pescadores de A Coruña"; "El puerto y los puertos de Ferrol", documentos a los que se suma ahora "Por todos os mares do mundo. O prodixio da pesca en Vigo". Un libro gráficamente atractivo y literariamente interesante, jalonado de testimonios de hombres curtidos en el mar y en la empresa, es decir, en las sacrificadas faenas de la pesca y en la gestión de iniciativas que alcanzaron altas metas. En esta ocasión, Esperanza Piñeiro hizo una especial concesión a su Vigo natal. Le tocaba. Y a fe que el esfuerzo luce.