miércoles, 18 de abril de 2012

Esto da vértigo

Al monarca herido le han puesto a funcionar el ventilador y yo creo que de esta vez no va a quedar cabo por atar. La caída fortuita -una mala madrugada en una cacería de elefantes, bien acompañado y sin mayores preocupaciones la tiene cualquiera- ha provocado una especie de catarsis en la que los fiscales de la actualidad han roto las válvulas de seguridad de la olla a presión y han permitido sacar a  la luz con una fuerza arrolladora todas las aristas frivolonas de S.M. Eso sí, da la impresión de que Juan Carlos I se lo ha currado, vamos que ha puesto todo lo humanamente posible de su parte para merecer este chaparrón de informaciones, cotilleos y comentarios. Al rosario de desafueros que se le atribuyen hay que unir la desfachatez de acudir a matar elefantes siendo el presidente de honor de una ONG que defiende la especie. Es el colmo, mejor dicho el colmillo ya que hablamos de paquidermos. La entidad estudia ahora revocarlo. No es para menos. Pero, ojo, el personal sigue tirando de la manta y al final todo apunta a que la trama Urdangarín  no parece que operase unilateralmente y lleva camino de envolver al propio Jefe del Estado. Es tal la vulnerabilidad que la Corona y sus miembros ofrece en este momento que hasta un ministro de Rajoy llegó a mofarse ayer de la realeza cuando asevera que Argentina con la nacionalización de YPF se ha pegado un tiro en el pie, recordando el episodio de Froilán. Pura metáfora envenenada de la que el ínclito titular de Exteriores ha tenido que retratarse. ¿A qué jugamos? ¿A ver quién lo hace peor? Sencillamente, de patio de colegio. Lo grave es que si esto fuera solo de consumo doméstico, o de tertulia tabernaria, no pasaba nada, lo penoso es la imagen que estamos dando de puertas afuera. Da vértigo