jueves, 5 de abril de 2012

Sentido común

Recuerdo a Francisco Vázquez, entonces alcalde de A Coruña, que en el debate (Foro Ferrol Futuro) que mantuvo con Xaime Bello, a la sazón regidor ferrolano, justificó las obras del puerto exterior de Langosteira diciendo algo así como si cada ciudad quiere tener un puerto exterior, o un aeropuerto ¿por qué se le va a negar? Trataba con ello de dar respaldo a aquella iniciativa cuando ya estaba en marcha y muy avanzado el puerto exterior de Ferrol. Si a pesar de que en el inicio de la primera década del siglo actual, sin crisis, el proyecto de la vecina ciudad se presentaba a ojos de muchos ciudadanos como un auténtico despilfarro ¿qué decir en estos momentos en que estamos al borde de que la UE nos lance el salvavidas? A la ministra Pastor le faltó valentía para hacer esta reflexión en alta voz cuando días atrás le preguntaron por las partidas destinadas al muelle de Langosteira y su conexión ferroviaria. No cabe en cabeza de nadie que este despropósito continúe mereciendo el visado oficial. No es una cuestión de rivalidades históricas, simplemente es una cuestión de sentido común. Un puerto exterior enfrente de otro no se le antoja ni al que asó la manteca. Por cierto, una vez más he de recordar al desparecido José María López Ramón, que siendo yo director de Diario de Ferrol me visitó para a proponerme sus servicios como columnista y me confesó que venía rebotado del otro periódico coruñés en el que, según su propio testimonio,  no le querían publicar un artículo crítico con el proyecto herculino. Rozar el afán faraónico de Paco Vázquez era jugar con fuego. Y tanto.