sábado, 28 de abril de 2012

Ferrol vuela con Ás Ceibes

Mientras se ultiman los preparativos para la entrega solemne del VIII Premio Couso, que este año recayó en el Consejo de Informativos de TVE, tengo interés en recordar que Ferrol es una de las primeras ciudades españolas que levantó un monumento a la libertad de expresión. Lo hizo en el año 2005, coincidiendo con la convocatoria de la primera edición del premio que recuerda al camarógrafo ferrolano asesinado por los tanques americanos en Irak. Se le habían adelantado, según mis notas y rastreos por internet, Alicante que lo inauguró en el 1985 y Cantabria, en el 1989. Posteriormente, lo hicieron Cádiz, Almería, Algeciras, Marbella, San Fernando y Madrid. El monumento de Ferrol es obra del escultor luso-galaico Manuel Patinha y representa una figura alada, hecha en bronce. Fue una idea del Club de Prensa de Ferrol (este año de 25 aniversario) que hizo suya el Colexio Profesional de Xornalistas de Galicia, bajo el mecenazgo, primero de Caixanova y ahora de Caixa catalana. La iniciativa se enmarcaba en el proyecto luego paralizado, también concebido por la entidad periodística ferrolana, de acotar un espacio que llevaría el nombre del "Jardín de la libertad", enclavado en el Cantón de Molins. Allí se perpetúa la memoria de Pablo Iglesias, Camilo Díaz Baliño, padre del recientemente fallecido Isaac Díaz Pardo, y alcalde Quintanilla Martínez, junto con Ás Ceibes al que hoy me refiero. Creo que son datos que deben de tener la oportuna divulgación. Aunque el momento no está para euforias ello no ha de impedir, porque es un hecho objetivo, que, si la oportunidad lo propicia, pregonemos que los ferrolanos tenemos muchas cosas de las que sentirnos orgullosos, una de ellas lucir el estandarte de la libertad de expresión, un ejercicio consustancial con el perfil de ciudad combativa que se destacó en la lucha por la libertad y la democracia en el tardofranquismo.