sábado, 24 de marzo de 2012

Histrionismos

Sinceramente, pienso que a Francisco Camps, expresidente de la Generalitat valenciana, se le ha ido la olla. Las repercusiones del caso Gurtel parece que podían haber afectado a su salud mental. Las declaraciones hechas a la revista Telva lo ponen de manifiesto.  Una persona en sus sanos cabales no dice la cantidad de tonterías y despropósitos que se le atribuyen en una entrevista. No soy científico, pero algún tipo de patología puede estar describiendo Camps, delatada por su actitud histriónica y su verborrea, carente de filtros y controles. Otra hipótesis guardaría relación con la anterior si bien tendría un soporte conscientemente deliberado. Hacerse el loco para ganar una posible atenuante ante la opinión pública. Recordemos las payasadas de Ruíz Mateos. A través de situaciones grotescas y declaraciones altisonantes pretendía congraciarse con la sociedad, o al menos con una parte de la misma. De hecho llegó a invadir la arena política y presentarse a unas elecciones al Parlamento europeo en las que obtuvo dos escaños. Una tercera teoría podría tener que ver con la provocación ante la cúpula dirigente del PP. Manifestar que está preparado para presidir un gobierno de España no deja de ser un claro "recado" a Mariano Rajoy. En fin, el dirigente "popular" valenciano parece estar dispuesto a ser fuente inagotable de titulares y tertulias mediáticas en detrimento del que debería ser el noble ejercicio de la política.