jueves, 29 de marzo de 2012

Beldades

La imagen que en el siglo pasado se tenía de las mujeres ferrolanas -acabamos de celebrar las Pepitas-  siempre me ha llamado la atención e incluso llegué a indagar en periódicos de la época y publicaciones varias pensando en producir algún documento al respecto porque me parecía, cuando menos, digno de observación. No olvide el lector/a que estamos hablando de una cultura que hoy definiríamos como machista y que necesariamente hay que contextualizar en las pertinentes circunstancias históricas. Veamos algunas perlas. La mujer ferrolana es uno de los ejemplares femeninos más originales y seductores de la humanidad escribe José Luis Bugallal en el ABC de 11-10-1962. Desarrolla el autor la teoría de que a través del mar se había fomentado la mezcla de la belleza y el donaire de la Andalucía tartesia con la gallardía y la ternura de la Galicia ártabra. Si retrocedemos en el tiempo, año 1905, Manuel de Mendivil escribía en Alrededor del Mundo, bajo la etiqueta de "recuerdos personales": ..¿Ignoráis, acaso,  que Ferrol es en el mundo el pueblo donde más abundan las mujeres guapas?...Los ojos de las ferrolanas hicieron más estragos que los cañones de Nelson bombardeando Copenhague. ¿Qué tal?  Al margen de la figura hiperbólica que envuelve estas afirmaciones y a la espera de que alguien describa con el mismo tono encendido el perfil de los galanes ferrolanos, parece evidente que la leyenda de ellas no nace en vano.