domingo, 27 de enero de 2013

Un día después


Es obligado un apunte del día después. Día después de haber recibido un baño de afectos y reconocimientos con motivo de la entrega en Santiago (hotel Puerta del camino) del Premio Diego Bernal 2013 con el que me honró por decisión unánime la Asociación de Periodista de Galicia. Cerca de doscientos colegas, según leo en algún diario escrito de hoy, procedentes de toda Galicia, veteranos compañeros de los medios por los que circulé a lo largo de mi trayectoria, directivos de la radio pública y de la radio y televisión de Galicia, Club de Prensa de Ferrol...y entre las autoridades el presidente de la Xunta de Galicia, Núñez Feijóo, el alcalde de Ferrol, José Manuel Rey, el secretario general para la relaciones con los medios Alfonso Cabaleiro y por supuesto Arturo Maneiro, presidente de la APG, organizadora del acontecimiento en el que no faltó detalle, merced al esfuerzo de la directiva de la entidad, que siempre agradeceré. También estaba en la mesa presidencial, Darío Villanueva, secretario de la RAE. Nunca faltan por otro lado, Eva y Nieves, hijas del desaparecido periodista que da nombre al premio. Mi amigo del alma Xoán Barro hizo un repaso a mi carrera profesional y entre él y Feijóo saltó la anécdota simpática de la velada. Arturo Maneiro, en su intervención, dejó entrever que al presidente le habría gustado ser periodista -es un gran seguidor de la radio- y cuando hizo uso de la palabra Xoán Barro manifestó que si al presidente del gobierno gallego le habría gustado ser periodista "a min houberame gustado ser presidente, pero só un mes". Al final Núñez Feijóo entre bromas lo invitó a "cogobernar". Recuerdo imperecedero de esta ceremonia (que viví acompañado de mi familia) y de un premio que da categoría a mi vida profesional y a mi compromiso con Ferrol, ciudad que me vio nacer y en la que siempre he ejercido. Después de lo vivido solo tengo palabras de infinita gratitud.