miércoles, 16 de enero de 2013

¿Primero los bombardeos y después el debate?


En las guerras se sabe como se entra  pero no como se sale. Muchas veces dejando atrás un reguero de barbaridades: vidas perdidas, inocentes masacrados, ciudades derruidas y errores que nunca jamás se podrán reparar. Tenemos ejemplos recientes, desde Vietnam a Irak. Tengo que confesar que me cuesta trabajo justificar un conflicto armado, por eso, porque violencia genera violencia y , en definitiva, porque la operación militar se convierte en una espiral, en ocasiones, interminable en la que las razones pierden peso a medida que transcurren los días y se recrudece el enfrentamiento. La reflexión viene al hilo de la prueba de fuego, nunca mejor dicho, en la que se metió Hollande con su intervención en la antigua colonia de Malí. No tengo demasiados datos para avalar mi opinión, aunque, realmente, no sé si es que no los tengo o no me son suficientes los que colijo. Malí ha pedido ayuda a Francia: el peligro del fanatismo que avanza, el terrorismo internacional que toma posiciones, etc. Y Francia se lanza y al cabo de unas horas pide a otros países que se involucren. La ONU que dice sí, pero no, EEUU y España tampoco se alinean y dan largas, otros países brindan apoyos logísticos, pero no activos. Pero ¿estas decisiones no hay que estudiarlas antes, consensuarlas y en todo caso salir al encuentro del supuesto enemigo con las cosas claras y las posiciones bien definidas? Primero se lanzan los bombardeos y después surge el debate, como ayer en la eurocámara en donde no todos los grupos, precisamente, hablaban el mismo lenguaje. ¿No tendría que ser al revés? Debatir, buscar puntos de encuentro, cargarse de razones, explicarlas como es debido a la opinión pública...Sinceramente, cuestiono las invasiones y las injerencias en terceras naciones, sobre todo cuando sabemos que las guerras se mueven por intereses creados de todo tipo. Y si algún país pide ayuda, habrá que poner el asunto encima de la mesa y ver qué es lo que piensan los organismos internacionales. El conflicto de Mali seguirá y ya veremos el rumbo que toma. ¿Francia hizo lo correcto? ¿No hay precipitación por parte del país galo?