jueves, 17 de enero de 2013

Paralelismos


 
De la crisis alemana del pepino que supuestamente contenía la bacteria E. coli, hecho que ocurría en 2011, a la de las hamburguesas (no salimos del país teutón, aunque solo sea por la marca) consumidas en Irlanda y en las que encontraron carne de caballo y cerdo cuando se vendían como de ternera. En ambos casos, las primeras reacciones de las autoridades de los respectivos países fue echar balones fuera, buscando un chivo expiatorio. En ambos casos salpican a España, que bien puede con estas y otras acusaciones, dicho sea en acentuado tono irónico. Habrá que recordar que en la de los pepinos, la senadora de salud Cornelia Stork sin encomendarse ni a dios ni al diablo, es decir, sin tener la certeza de lo que afirmaba, manifestó con toda contundencia que la partida de pepinos que podían contener la bacteria E. coli provenía de España. La irresponsabilidad de esta política originó en aquella ocasión pérdidas multimillonarias, puso en peligro numerosos puestos de trabajo, sembró la duda sobre el rigor de los controles a los que se someten los alimentos y desprestigió la imagen del sector. La tal Cornelia se vería obligada a rectificar sus acusaciones. En el caso de las hamburguesas de Irlanda, al menos por lo que hasta ahora trascendió, se salpica a España, también a Holanda, aunque no se aportan argumentos. En este caso la Cornelia Stork alemana es el irlandés Raymond Ellard, responsable de protección del consumidor que dice que los ingredientes pueden proceder de España y Holanda, si bien la elaboración, ojo al dato, se hizo en plantas de Irlanda. Menos mal que los expertos aseguran que no hay peligro para la salud, pero la piedra ya está tirada. Si seguimos buscando paralelismos, en la crisis de los pepinos, España (entonces con Gobierno socialista) había reaccionado tarde mal y arrastro. En el caso de las hamburguesas de Irlanda es verdad que acaba de producirse públicamente, pero tampoco ha habido mentís ni comentario oficial alguno. Hay una sentencia que en gallego dice "Mexan por nós e temos que dicir que chove" que traducido es orinan por nosotros y tenemos que decir que llueve.