sábado, 19 de mayo de 2012

Inauguración del Jofre: 120 años atrás

Tal día como hoy, hace 120 años, se inauguraba el teatro Jofre, inmueble cultural que afortunadamente todavía se conserva en muy buen estado después de la pasada restauración.  Se trata de una joya del siglo XIX, reformada por el notable arquitecto Rodolfo Ucha, con una espléndida acústica y hermosa decoración. El magnífico coliseo abre marcha en sus actividades con la obra el Alcalde de Zalamea, representada por la compañía dramática del actor Antonio Vico, tal como figura en los carteles de la época, cuya colección en copia poseo. El cronista de El Correo Gallego señalaba después del estreno "Todo el Ferrol elegante, el Ferrol distinguido, la espuma de la sociedad ferrolana estaba allí. En los proscenios, en los palcos, en las plateas, en todas partes tropezaba la mirada con damas hermosas, tocadas con lujo delicadísimo". Es decir, la ceremonia inaugural no estuvo exenta del glamour de la época. En otro pasaje de la reseña dice "Para la familia del Sr. Jofre, la solemnidad de ayer fue un legítimo y justísimo motivo de satisfacción y orgullo". El proyecto pasó por diversas vicisitudes, todas ellas relacionadas con la financiación. La idea se gestó en el año 1862, en el 1872 se colocó la primera piedra y veinte años después se inauguraba, gracias a la donación de Joaquín Jofre de Maristany (50.000 pesetas) que llegaban en el momento en que la iniciativa se había quedado paralizada. Los gastos quedaron definidos de la siguiente forma: Contrata de obras, 120.000 pesetas, decoraciones 15.000 pesetas, escenario y maquinaria    19.500 pesetas, butacas, sillas 12.000 y otros gastos hasta completar las 178.000 pesetas en que se cifró la obra. Recientemente, tras siete años de cierre, el edificio ha vuelto a sufrir una necesaria rehabilitación en la que se ha tratado de respetar al máximo el carácter histórico del edificio, destacando sus valores arquitectónicos, artísticos y tipológicos. Entre otras cosas, conserva su peculiar fachada modernista. La actuación modificó los accesos al centro y transformó la fachada sur del edificio. Además incorporó un volumen anexo y unas galerías que llenan de luz el interior del recinto, que tan carente estaba de iluminación. Dentro del teatro se amplió el espacio escénico y se creó un pequeño foso para los músicos. Se recuperó el encanto del teatro original con el uso de revestimientos de granito y el pan de oro escénico. La obra se desarrolló entre el 2003 y el 2005.
Le hemos dado, pues, un repaso a la historia del Jofre con algunos apuntes básicos para conmemorar esta efeméride.