domingo, 6 de mayo de 2012

Del teatro Settaro al teatro Jofre


El proyecto del teatro Jofre

El Rena, en la calle del Sol
Quizás no venga mal -aprovechemos el domingo para apartarnos del mundanal ruido- ahora que vamos a celebrar el 120 aniversario de la inauguración del Jofre, ver el recorrido que hizo nuestra ciudad en materia de salas de espectáculos. Es una evolución muy ilustrativa de las tendencias que la sociedad ferrolana marcó a partir del s.XVIII. Es un poco de historia. La narro en plan telegráfico para no cansar. Abre fuego el napolitano Settaro, que fue el primer empresario teatral de la antigua villa, quien construyó en 1769  una casa del teatro en la calle Magdalena. La obra recibió la colaboración de la Marina que facilitó materiales. Este primer coliseo quedó reducido a cenizas por un incendio registrado el 15 de noviembre de 1807. Le sucedió una década más tarde el "Teatro Principal", promovido por Vicente Lembeye, que tiene vida hasta finales del siglo XIX. Más tarde se pone en marcha el "Teatro Circo" en el lugar que hoy ocupa el Mercado Central, en la calle de la Iglesia. Por su escenario, relatan las crónicas de la época, desfilaron las mejores compañías del género lírico, comedias y circenses. Tenían resonante éxito las largas temporadas de zarzuela. También actuó allí el Orfeón Coruñés, bajo la dirección del gran músico gallego Castro Chane, así como el homenaje rendido en honor del "eminente guitarrista ferrolano Parga, que después de largos años de ausencia y alcanzar grandes triunfos en España y el extranjero, volvió a su ciudad natal cubierto de laureles", escribía Ricardo Nores Castro en la sección "El Ferrol de ayer" en el desaparecido periódico Ferrol Diario. En el 1889, este teatro desapareció coincidiendo con el inicio de las obras del Jofre. El "Romea" estuvo situado en la calle del Sol y cerró sus puertas en 1918.  En los terrenos que hoy ocupa Correos se levantó el "New England" y ya en 1919  se incorpora a la infraestructura el teatro "Renacimiento" (Rena), que tuvo una existencia aproximada de setenta años. La tradición y el culto al arte dramático y género musical, entre otras actividades que entonces se fomentaban, se mantienen todavía, no obstante coliseos sólo queda en pie uno, el magnífico teatro Jofre.