lunes, 2 de diciembre de 2013

La Constitución, el "sentidiño" y el apoyo de los ferrolanos, en el 35 aniversario de su aprobación



El "especial" elaborado por Ferrol Diario
a raíz de la aprobación de la Constitución
Se van a cumplir treinta y cinco años de la aprobación de la Constitución, cuando sectores de ciudadanos piden su revisión porque consideran que la Carta Magna debe de adaptarse a los tiempos y a las circunstancias. Dicho así, tampoco hay por qué esgrimir una postura de oposición cerril e intransigente. Si se hace con "sentidiño", todo es posible. Pero uno a veces tiene la impresión de que la Constitución se viene utilizando como arma arrojadiza en el discurso político y para hacer amaños y componendas que permitan salir del paso ante situaciones complejas. Lo hemos visto con el pacto Zapatero-Rajoy que de un día para otro violaron lo establecido para dar satisfacción a los mercados priorizando el pago de la deuda. También se viene invocando ante el problema catalán , ora para dar cabida legal a la capacidad de decidir sobre su futuro, ora para atajar el conflicto en lo que parece una huída hacia adelante poniendo fecha de caducidad al régimen de las autonomías para entrar al debate de una España federal. Es curioso que se pidan cambios cuando se vienen incumpliendo sistemáticamente derechos fundamentales. Personalmente, no me opongo a una revisión, pero en medio de tanta informalidad, corrupción, caída de la credibilidad, crisis y demás fenómenos que a la vista están, me suscita temor por la amenaza de la chapuza. Voy a ir más allá, me da miedo que estos partidos con los dirigentes devaluados que los encabezan puedan hacer algo que se ajuste al concepto del vocablo, con marcado acento gallego, que antes utilizaba: el "sentidiño", todo un tratado sobre la razón y los equilibrios. Quiero aprovechar la oportunidad, ya que estamos en el 35 aniversario, para recordar que Ferrol había aprobado la Carta Magna con un 65,6% de participación, de un censo de 64.672 ciudadanos con posibilidad de decidir con su voto. (La media en España fue del 67%). De 42.461 participantes, 37.641 apoyaron el "si"; 2.968, "no"; 1.500 en blanco y 322, nulos, con una abstención de 22.211. Cifras para la intrahistoria.