jueves, 19 de diciembre de 2013

Cuarenta años después de que el "Ocean Park" preludiara la catástrofe del "Discoverer Enterprise"


Información publicada por el
periódico local "Ferrol Diario"
Los dos primeros meses del año han marcado sendos episodios de similares características, en la historia de la antigua factoría de Astano. Me refiero a dos accidentes en los que el viento fue capaz de romper amarras y favorecer que dos grandes artefactos, un petrolero y una plataforma de prospección petrolífera, quedasen a la deriva por la ría ferrolana. Es obvio que el que más impacto y daño ocasionó fue el ocurrido el martes 13 de enero de 1998, se cumplirán el mes que viene dieciséis años. El "Discoverer Enterprise", con vientos de 140 kilómetros/hora, avanzó sin rumbo por el lado norte de la bahía y se incrustó en el puente de As Pías, derribando un tramo de 100 metros, dejando a la ciudad en situación muy adversa en materia de comunicaciones por carretera. Pues bien, el día 12 de febrero de 1974, se cumplirán cuarenta años, 24 antes del suceso del "Discoverer Enterprise",  sobre las cinco y media de la madrugada, perdió las amarras el supertanque de 325.000 toneladas de peso muerto "Ocean Park", botado en Astano el 10 de diciembre de ese mismo año para la "Ocean Park Bulcarrier" de Corea del Sur, cuando se encontraba acoderado al muelle inmediato al dique grande de dicha factoría. El petrolero quedó a la deriva dentro de la dársena interior. Esa fue la gran suerte, ya que quedó acuñado: la popa en la pared de un muelle y la proa en la otra. Dos remolcadores que acudieron en su auxilio quedaron cogidos entre el buque y los muelles, teniendo que maniobrar luego para ser rescatados. Las causas que entonces se adujeron eran contradictorias. Una versión apuntaba a que una grúa impulsada por el viento comenzó a deslizarse por los carriles y a su paso tronzó los cables y motivó que el barco quedase a merced del temporal. La otra versión señalaba que el viento reinante hizo saltar las amarras del "Ocean park", que arrastraron después a la grúa. Dieciséis años después del siniestro del "Discoverer Enterprise" y cuarenta del "Ocean Park" no hay peligro de que se vuelva a soltar ningún artefacto naval de Astano. En sus gradas hace tiempo que crece la hierba.