viernes, 27 de diciembre de 2013

De la brevedad del ciclo vital




Pedro Castro Río, a la izquierda, en una de las
últimas reuniones anuales que se celebran
en Mondoñedo (Foto autor)
Habíamos quedado en mantener contactos para ver de programar una actuación de la "Coral Polifónica Follas Novas" en Ferrol, prestigiosa colectividad coruñesa de la que él era el presidente. Lo hablamos en el último encuentro de exseminaristas que celebramos anualmente, el segundo viernes de agosto, en Mondoñedo. Desde entonces hubo un cruce de correos por otras razones y el tema de "Follas Novas" quedó sobre la mesa, pendiente de concreción. En Ferrol buscaríamos la "percha" para encajar la presencia de la histórica agrupación. Ayer me llamaron para decirme que Pedro Castro Río había fallecido, de manera súbita. Mi interlocutor, también antiguo compañero en el Seminario, me lo decía así "tenemos otra baja", para darme a continuación la identidad. Ya no era la primera vez que me llamaba para informarme del fallecimiento de compañeros. De ahí lo de "otra baja". Y ya van unas cuantas de aquel curso que realizó el ingreso en Lourenzá en el año 1954. Precisamente, en la cita pasada comentábamos con relativa euforia que en agosto del 2014 deberíamos de celebrar el ¡sesenta! aniversario. Lo recordaremos. Aunque el abandono de la carrera de cura nos dispersó y cada cual buscó una salida a su vida laboral y profesional, estas reuniones anuales, que se vienen celebrando desde hace un cuarto de siglo, nos permitieron rebobinar en nuestras vidas, volver la vista atrás, pero también reconstruir fuertes lazos de compañerismo y amistad forjados en la austeridad de un tiempo y unas circunstancias. Por eso siento la pérdida. Era persona de mirada plácida, de palabra templada, de gesto discreto. Era un hombre de compromiso personal con la cultura, indiscutible reflejo de ese humanismo que mamamos en Mondoñedo a la luz de los clásicos latinos, sello indisimulado de todos cuantos pasamos por las aulas de Santa Catalina. Éramos de la misma "quinta", del 44, él nacido en Vilalba. Los recuerdos me remiten a la brevedad del ciclo vital. "Tempus fugit". Pedro Castro Río, ya en la memoria.