viernes, 13 de diciembre de 2013

Álvaro Paradela, en el 34 aniversario de su muerte


Se cumplen hoy, 13 de diciembre, 34 años del fallecimiento -atropellado por un coche en Freixeiro (Narón)- del doctor Álvaro Paradela Criado, poeta, escritor y columnista. Como hice el año anterior, no quiero dejar pasar desapercibida esta fecha, entre otras razones, porque he llegado a meterme en la figura y obra de Amaro Orzán (seudónimo) a través de numerosa correspondencia de su puño y letra y otros documentos que me permitieron en su día sacar adelante "Diálogos con Álvaro Paradela. Ensaio, Poesía e xornalismo" (Documentos FerrolAnalisis, 1997) estudio y algo de investigación que me vinculó al compromiso de evitar, al menos en la parte que me corresponde,  que esta personalidad caiga en el olvido. No era ferrolano, ya que había nacido en A Coruña, pero se vino de médico rural a Narón en donde pasó buena parte de su vida y escribió prácticamente toda su obra, relato corto y poesía, alimentando semanalmente una columna periodística en La Voz de Galicia, amén de colaborar en otros medios, entre ellos el ABC y el rotativo local Ferrol Diario. Fue creador de muchas palabras, entre otras es el padre de "Ferrolterra", cuyos límites geográficos él mismo describió. Paradela confesó "muéveme a crear palabras el deseo de expresividad..." Decía que el vocabulario oficial era como un traje que le quedaba estrecho. Ejercía la crítica pasada por el filtro del humor, la socarronería y a veces hasta la mordacidad. Su exégeta César Michelena decía que era un humor tipo quevedesco: burlón, filosófico, satírico, culto "y terriblemente fustigador de injusticias e iniquidades". Era un hombre de un talante muy peculiar, ora entrañable, ora polemista y controvertido, de inspiración anarquista, corriente en la que se alineó de manera especial en su juventud. Su obra, en cuanto se refiere al relato breve, muy bien considerada a su muerte, se contiene en los llamados "Cuadernos de Amaro Orzán", que editaba anualmente con motivo de su cumpleaños. Álvaro Paradela, siempre en el recuerdo.