martes, 1 de octubre de 2013

En el bicentenario de la independencia municipal de A Graña


A la izquierda, la villa de A Graña, en foto antigua, y a la
derecha las obras de construcción del túnel que lleva a las
dependencias de Marina (Archivo del autor)
 
Estamos en el año del bicentenario de la independencia municipal de A Graña. En el 1813 se constituyó por primera vez en ayuntamiento, si bien al año siguiente se integró en el de Ferrol, pero, ojo, que los "anhelos secesionistas" no se perdieron y desde 1820 a 1825 volvió a tener la villa su propio concello, al que pertenecían las parroquias de Cabana, Brión, Martín, San Cristóbal y San Felipe. En total unas quinientas casas. De nuevo volvería a asociarse a Ferrol, conservando sus viejas y tradicionales características "que le hacen ser uno de los barrios ferrolanos más prestigiados". Así se expresaba el que fuera Cronista Oficial de la Ciudad, Ricardo Nores en un artículo publicado en Ferrol Diario bajo el título "La Graña data de 1158" con fecha 15 de agosto de 1974. Y abundaba "Fue la Graña con la Cabana lugar residencial de veraneo de distinguidas familias ferrolanas que mucho ayudaron a darle a la villa una vida social que destacó siempre entre su vecindario". La fundación de la Graña está acreditada por un privilegio del rey Fernando II que tiene fecha de febrero del año 1158. Un hito decisivo en su historia se registra al ser elegida su ribera para el emplazamiento de los primeros astilleros de la ría ferrolana en el lugar de "La Casería" de donde salieron los tres primeros barcos de importancia naval "Hermione", "Galicia" y "León", fragata el primero y navíos los otros dos. Sucedió que, ordenada la construcción de las gradas de Esteiro, pierde A Graña su importancia "por lo que a construcciones navales se refiere", matiza Nores Castro, aun cuando se quedan en el lugar las principales instalaciones y dependencias de la Marina, incluso la Capitanía General del Departamento "que había de dar un ambiente social destacado a la villa". En el 1915 con la Ley de Miranda se crean las bases navales, entre ellas la de A Graña. Por cierto, recuerda el Cronista Oficial de la Ciudad que la villa perdió "una de las más hermosas alamedas de Galicia en la que se celebraba la fiesta del 15 de agosto", al habilitarse la citada dependencia. Y para finalizar, otro dato que tomé de una relación de legajos que apunta a que no se hallaron privilegios en virtud de los cuales se denomina villa tanto A Graña como Ferrol, aunque los reyes en sus cédulas y órdenes les daban el nombre de villas a ambas.