lunes, 23 de septiembre de 2013

La hemeroteca del Ateneo, en una empresa de mudanzas


Foto de la primera asamblea de ateneístas en el año 1976 de
su refundación. El documento gráfico pertenece al blog
de la entidad.
 
La hemeroteca del Ateneo Ferrolán es rehén de un impago. Todo el material está depositado en una empresa de mudanzas desde que se iniciaron las obras, en el verano de 2010. La deuda podría alcanzar ya los 12.000 euros, porque corre con el paso del tiempo, y como nadie paga, la firma de mudanzas, en su lógica, no suelta prenda. Yen esas andamos. Es sabido de muchos ferrolanos que el gobierno local y la directiva de la histórica sociedad han protagonizado un desencuentro debido a la decisión municipal de repartir la sede (que hasta ahora ocupó en exclusiva el Ateneo) con otras entidades y convertir de este modo el inmueble de Magdalena en un centro cívico-cultural o algo así al que querían o quieren poner el nombre de la ilustre penalista ferrolana Concepción Arenal. Decisión traumática y sorprendente para los ateneístas, que acariciaban la ilusión de disfrutar de un local ampliado y remozado, como así estaba previsto con anterioridad. El caso es que a causa de este lamentable incidente, las posturas siguen enconadas. El Ateneo ya viene trabajando en la renovada sede, pero toda la documentación administrativa y la valiosa hemeroteca de que dispone no está en uso al permanecer en contenedores en los locales de la compañía de mudanzas, que lo entregará, como digo, cuando le paguen. Al parecer, el Ayuntamiento dice que se haga cargo de la deuda el Ateneo, ya que suyo es el material, y este considera que es a los regidores locales a quien compete resolver el asunto, ya que han querido ejercer la titularidad y, por consiguiente, la administración del inmueble. El caso es que cuanto más tiempo pase, más se incrementará la deuda y más se perjudicará a los socios e interesados en visitar la hemeroteca. Es deseable que este tema se llegue a desbloquear lo antes posible y si es a través de un acuerdo entre las partes, mejor que mejor, evitando de esta manera que el conflicto se enquiste.