domingo, 30 de junio de 2013

Un ligero alivio en la destrucción de empleo


Menos mal que el polígono de O Boial, con el Parque Ferrol, emerge como una tabla de salvación, aunque solo sea para decir que no todo es destrucción de empleo en la comarca ferrolana. Recientemente, abría la firma Brico Depot, con cerca de 60 empleos, próximamente lo hará Media Markt, con cincuenta puestos de trabajo y detrás vendrá Carrefour...En fin, que siga la racha, que no se detenga. El problema será quién va a comprar en tanto centro comercial, si el poder adquisitivo salarial merma a pasos agigantados, si el consumismo muere a los pies del "austericidio", reformas, recortes, hachazos a la economía que nos están dejando, como un ciego recientemente lo expresaba de manera muy gráfica en una asamblea de accionistas de Bankia, en cueros. No obstante, no agüemos la fiesta, porque cabe suponer que las grandes multinacionales habrán hecho el debido estudio de mercado en esta zona para fijarse en ella y "plantar" aquí sus tiendas especializadas. Y decía al inicio menos mal porque estamos viendo que el sector naval, histórico motor de la producción en Ferrolterra, se desangra. Ayer leía en Diario de Ferrol que desde que se anunció el encargo del flotel para PEMEX, pedido fantasma -no será que no estemos curtiditos en Ferrol en la venta de humo- va cerca de un año, se destruyeron más de 1.200 empleos, cifra que hay que sumar a otros mil perdidos con anterioridad. Por si esto fuera poco, como han venido propagando los medios de comunicación, la potente empresa siderúrgica Megasa está en peligro debido a una norma gubernamental sobre la tarifa eléctrica, que ahoga a esta tradicional industria, nacida de la mano de emprendedores de la zona. Añadamos los ajustes de plantillas, ERES, despidos y nos da una tasa de paro, la más alta de Galicia. De acuerdo con las últimas informaciones estaríamos en el 32% de desempleo. Realmente una tragedia humana en forma de depresión económica. Pero vuelvo al principio para acabar con un rayito de optimismo. Todas las miradas de jóvenes en paro están puestas en estos momentos en O Boial. Algunos encontrarán trabajo.