sábado, 15 de junio de 2013

Hildegart, niña prodigio (y II)


Quién era Hildegart? Aurora Rodríguez Carballeira, una vez probado el embarazo, se fue a Madrid parar alumbrar allí a su hija. Cuenta Rosa Cal que la madre fue la única maestra en los primeros años de la infancia. Además de los tres grandes bloques: música, mecanografía e idiomas, la inició en Historia Natural y conocimientos sexuales, "ya que había que educarla en esta faceta para evitar problemas pues la mujer se pierde por el sexo", había manifestado la madre. Luego la llevó a un colegio de monjas en donde se preparó para el ingreso en el instituto Cardenal Cisneros. La fama de niña prodigio se extendió pronto. La reina Victoria la llamó a palacio para que jugase con las infantas, puesto que hablaba inglés perfectamente. Terminó el bachillerato universitario en la sección de Letras. Dominaba francés, inglés, latín y además traducía alemán, portugués e italiano. Antes de cumplir 14 años abandona el instituto para matricularse en la Universidad. "Comienza la época de vigilancia extrema de doña Aurora, que llegará incluso a acompañarla a las aulas universitarias", narra la autora de "A mi no me doblega nadie". Sin llegar a cumplir los 18 años había terminado la carrera de leyes. Fue una de las abogados más jóvenes de España. "Aunque la ley no le permitía ejercer su oficio hasta cumplidos los 21 años, ella abrió su despacho y distribuyó tarjetas ofreciendo sus servicios". A todo esto, la madre, que había programado que una vez cumplidos los 14 años debía comenzar su actividad entre las gentes para "redimir a la mujer", la inscribió en las filas de las juventudes socialistas. Las primeras campañas las dedicó a difundir conceptos de la eugenesia y las segundas, de carácter político. La actuación pública en los primeros años se limitó a las campañas de reforma de la moral sexual que dieron lugar a que Hildegart conociese a los principales sexólogos del mundo. A los 15 años comenzó a publicar y pronto sería premiada por el trabajo "estudio literario comparativo de los amores de Romeo y Julieta, Abelardo y Eloisa y los Amantes de Teruel", primer premio en los juegos florales de la Corona de Aragón. Prolífica columnista, así se desarrollarían los años de la primera juventud de Hildegart. Con abundante obra escrita, dejando constancia de que se trataba de una joven adelantada a su tiempo, participa en mitines y conferencias y a medida que pasaban los años se recrudecían las disensiones entre madre e hija hasta llegar al fatal desenlace ya conocido. Rosa Cal descubre como probable padre de Hildegart a un cura castrense que estaba destinado en Ferrol y que la madre eligió para procrear, desentendiéndose luego de él. Aurora Rodriguez Carballeira fue condenada a veintiseís años de cárcel y falleció (paranoica y esquizofrénica, aquejada de un posible cáncer gástrico) en el año 1955. En el documento que se inserta pueden leerse los méritos que llegó a tener y premios que logró alcanzar Hildegart en tan corta vida, sacado del libro "A mi no me doblega nadie", de Rosa Cal. Gregorio Marañón llegó a compararla con el perfil de Concepción Arenal.