jueves, 20 de junio de 2013

Antaño, concejales y periodistas ferrolanos resolvían sobre el terreno de juego sus eternas rivalidades en el campo de la crítica política


Esta foto se corresponde con la inauguración oficiosa de
la cancha polideportiva de A Malata. El titular del blog
está detrás de la cámara

Una alineación de periodistas en el viejo Inferniño
Antes, a finales de los años setenta y principios de los ochenta, las primeras corporaciones democráticas se medían con los periodistas destacados en el Ayuntamiento, no solo en el debate y análisis diario de la cosa pública, sino también en un campo de fútbol o en una cancha de un polideportivo. En la memoria tengo dos acontecimientos de este género (porque también competíamos con los periodistas coruñeses): un partido jugado en el campo del Meirás y otro de fútbol sala con el que inaugurábamos oficiosamente las instalaciones polideportivas de A Malata. Se cumplen ahora justo treinta y tres años de la celebración del encuentro en el Misael Prieto de Meirás. Releyendo la crónica que apareció al día siguiente publicada en Ferrol Diario, periódico en el que yo "militaba", reviví un momento muy divertido. Ya el titular lo decía todo "Los periodistas, injustamente derrotados por los concejales (4-1) en el encuentro que disputaron el domingo en Meirás". En un antetítulo "El resultado no refleja en absoluto lo ocurrido sobre el terreno". Frente a la superioridad manifiesta de los ediles, alguno de los cuales, como Arturo, había jugado con el Racing en la Segunda División, a los plumillas no nos cabía otra  alternativa que tratar de desdibujar la goleada con una crónica "ad hoc", plagada de ironías "los munícipes dieron por una vez una lección de consenso y eficacia, sin mociones, debates bizantinos ni lamentaciones de indigencia paralizadora". Analizando el bando de los periodistas, el cronista señalaba "es indiscutible que, diga lo que diga el marcador final, el mejor juego, la estrategia y la táctica posicional y el verdadero fútbol fue protagonizado por los periodistas, quienes, sin embargo, no sabían culminar las jugadas". El narrador del partido incluso se detenía en las individualidades y así decía "el joven Manolo Torrente (hoy hombre de informativos de la TVG) encabezó internadas que pueden ser al fútbol lo que el "salto de la rana" del Cordobés a los toros". De José Manuel Orriols, también destacado reportero de la televisión gallega escribía "Orriols nos recordó a Basora" y de un servidor "Man muy voluntarioso y oportuno, como demuestra el gol del honor a su cargo". Respecto a la preparación física añadía "impecable. Quizás desde el punto de vista estético sobraban algunos centímetros de panza por ambos bandos. Termina la reseña describiendo los goleadores de los concejales: Riobóo (2), Romero y Cabado. Después del partido, que estuviera presidido por el alcalde Jaime Quintanilla y el edil Claudio de Cal, unos y otros conciliaron "rivalidades" alrededor de mesa y mantel.