sábado, 22 de junio de 2013

Hallazgos



Reportaje de La Esfera de fecha 21-08-1926 (Hemeroteca digital
de la Biblioteca Nacional de España)
En esta "manía" mía de descubrir el pasado de la ciudad que me vio nacer y que orgullosamente habito siempre existe la posibilidad de hacer algún hallazgo que, cuando menos, documente o ilustre la intrahistoria, concepto que acuñó don Miguel de Unamuno, en cualquiera de sus aspectos, de manera especial el social y costumbrista como es el caso que a continuación expongo. Permitidme una licencia previa. Cuando me sumerjo en la hemeroteca experimento una sensación muy parecida a la del pescador -¡ay la pesca, lo que me relajaba!- que lanza las artes al fondo del mar y aguarda ansioso, nervioso, inquieto, la sacudida, fuerte a poder ser, que rompa la monotonía de la paciente y "profesional" espera. Enlazando el paralelismo he de decir que cobré una hermosa pieza, que viene a complementar los capítulos de "La calle Real de los años 20" del siglo pasado que recientemente escribí. Curiosamente, el Cronista Oficial de la Ciudad, don Ricardo Nores Castro, que nos había servido de faro y guía en el detalle de los establecimientos públicos que hicieron época, no hacía referencia, sin embargo, a la que parece una de las "joyas de la corona", el llamado "Real Café Bar", que yo encuentro en una publicación madrileña La Esfera y a toda página, con diversas fotos de las estancias y ubicación. A tenor de las imágenes, se trata de un local de sello modernista, precioso en el más estricto sentido de la palabra. Dice el periodista que lo describe -no va firmado- "si en la instalación de todos sus detalles se observa el refinamiento modernista, caprichoso y delicado, no mengua el mérito de su cabeza directiva al haber coordinado un conjunto cuya armonía artística tiene un resplandor alegre y muy en orden con el fin a que es destinado". Del salón del café escribe "si bien este salón es uno de los mejores instalados que he podido observar en las distintas poblaciones que he visitado, son dignos también de encomio los otros departamentos de recreo". El "Real Café Bar" era propiedad de D. Cándido Fraga Silva y había sido inaugurado, según obra en El Correo Gallego, el 2 de mayo de 1926. Del rotativo ferrolano, fecha del 04-05-1926, entresacamos "El Real café Bar representa un gran avance en nuestra vida local, es una nueva modalidad en nuestras costumbres, un establecimiento que viene a llenar un vacío en nuestra sociedad". Hace también referencia a que este espacio había estado ocupado por el antiguo Casino Ferrolano. En la sesión inaugural actuó el "Trío Madrid", con violinista y violoncelo (Pérez Díaz y Francisco Gaseat), miembros de la Orquesta Filarmónica de Madrid y el pianista Juan Bernal que había pertenecido a las mejores agrupaciones españolas y extranjeras.