martes, 2 de abril de 2013

Racing de Ferrol: ¡vaya "carrerón"!





Formación racinguista de finales de los años
cincuenta con jugadores como Marcelino, Suco,
Granda, Anca, entre otros históricos
Hoy dedico mi post al histórico Racing de Ferrol, un equipo que llegó a disputar la final de la Copa del Generalísimo frente al Sevilla Club de Fútbol en el 1939, que ganó diversos torneos gallegos y que en la actualidad está escribiendo nuevas páginas para la historia del balompié español. Destaca, como subraya el periodista de Diario de Ferrol Juan Quijano, como líder más sólido de todas las categorías de la competición oficial. Veamos. Es el conjunto que más puntos (79) ha sumado en lo que va de campeonato, superando a los estrellas de la Primera, Segunda, primeros de los cuatro grupos de Segunda B y, desde luego, a los que encabezan los diecisiete restantes de la Tercera. De los 358 equipos de su categoría es el primero que ha asegurado su clasificación para la fase de ascenso y está a punto, en las próximas jornadas podrá quedar certificado, de ser el primero en amarrar la primera posición y entre los 18 líderes de otros tantos grupos de Tercera es el que arranca mayor diferencia sobre los segundos clasificados. En suma, el Racing de Ferrol, reúne todos los boletos para alcanzar la Segunda B y, posiblemente, de mantener este mismo potencial, ser capaz de erigirse como uno de los gallitos de dicha categoría. No obstante, como escribía el popular y desaparecido periodista deportivo ferrolano Vicentón (Ferrol Diario 1969-1981) "hay que tener calma, mucha calma y grandes dosis de serenidad" porque salir del pozo de Tercera tiene sus riesgos. Un mal partido puede dar al traste con los objetivos. Con todo, parece casi imposible que con el "carrerón" que lleva el conjunto que prepara un exracinguista, ponferradés de nacimiento,  José M. Aira y que preside otro histórico exjugador del Celta, ferrolano de adopción, Isidro Silveira Cameselle, que pierda en esta ocasión su gran oportunidad. El cuadro verde se va a permitir el lujo de acabar con la suficiente ventaja como para preparar concienzudamente la fase de ascenso a la Segunda B. Lo deseamos y lo celebraremos.