martes, 9 de abril de 2013

Mi primer "cumpletuit": Brindemos ¡¡Chin, chin!!


Absolutamente implicado en
el periodismo digital
Ayer he cumplido el primer año desde que activé twitter, no desde que me registré, hecho que ocurrió hace dos. La conmemoración a nivel personal no tiene mayor importancia. Está claro. Pero sí tiene importancia, y tanta, el papel que vienen jugando las redes sociales como elemento dinamizador de la opinión pública, decisivo en muchas ocasiones y a tener en cuenta siempre. Ya lo confesé en otras ocasiones, procedo de la prensa de papel y hasta mi jubilación laboral utilizaba Internet naturalmente, pero era remiso, sin embargo, a registrarme en el twitter o facebook. Me ilusionaba, eso sí, administrar mi propio blog (deferrolparaelmundo.blogspot.com.es), concibiéndolo como una parcela para el ejercicio de la libre expresión, tan condicionada, muchas veces por los intereses de las empresas, por las leyes de los mercados, por las presiones políticas y de todo tipo como sucede en el universo tradicional mediático y particularmente de papel, que es el que mejor conozco. Mucho menos pensaba que sería llamado como columnista para un periódico digital Mundiario.com en el que su prestigioso editor y accionista principal, compañero de oficio, José Luis Gómez me ha dado el privilegio, además, de encabezar la relación de miembros fundadores. Habré de añadir que el propio sistema me ha permitido crear también el Diario de Man Castro. A modo de balance, al alcanzar el primer cumpletuit diré que es una experiencia gratísima, enriquecedora en cuanto que aprendes y te obligas a estar al día de todo cuanto acontece en la aldea global, y fomentadora de la amistad virtual, fenómeno sugestivo e interesante. Por sus obras les conoceréis, apelación bíblica que vale para el mundo de las redes sociales en cuanto que sigues y lees a numerosas personas con las que compartes e interactúas, muchas de ellas poseedoras de un gran caudal de información, conocimientos, ingenio, talento creativo...Mi papel en las redes es hacer de filtro crítico, a mi manera, con mis limitaciones, de la actualidad cotidiana, recurriendo al sentido del humor, la ironía, el sarcasmo, el chascarrillo, procurando repartir "caña" a diestro y siniestro, nunca alineado, antes bien libre de ataduras, aunque no deje de ocultar, porque eso trasciende inevitablemente, mi pensamiento siempre anclado al noble ejercicio de la política, hoy tan embadurnada y pervertida y a unos principios de periodismo crítico con la injusticia, la insolidaridad, la miopía y este neoliberalismo que nos ahoga literalmente. Obvio referirme a los peligros o riesgos de las redes. La solución está a la hora de elegir tus compañías. Llegado a este momento, sólo me resta decir a mis seguidores, unos mil doscientos en estos momentos, ubicados en distintas partes de España y del mundo, que estoy encantado de haberles conocido, que me encuentro ufanamente instalado en las redes y que los followers me motivan con su "hospitalidad" y fidelidad. En justa correspondencia, quiero transmitirles mi afecto. Ah, y un brindis: ¡¡Chin, chin!!