jueves, 4 de abril de 2013

De la utopía, el Papa Francisco y otras cosas


Hoy, sábado, tendremos la oportunidad los ferrolanos de escuchar a uno de los eminentes teólogos de la liberación, el profesor Juan José Tamayo, reconocido internacionalmente. Organiza el acto el Club de Prensa de Ferrol de cuya revista FerrolAnalisis es asiduo colaborador, además de su relación con el Curso Gurméndez que se celebra anualmente en el mes de julio. Como obra en el cartel que ilustra el post, el acto está fijado para las 19:00 horas en Sargadelos. El momento es idóneo no sólo porque acude a presentar su libro "Invitación a la utopía" sino porque está recién elegido el Papa Francisco, figura que ya trató en sus columnas periodísticas. Acerca del libroJuan C. Bedoya escribió en el suplemento Babelia de El País "Corren malos tiempos para la verdad, pero también para la utopía. Calificar a una persona de utópica es, muchas veces, un insulto. La situación de destierro en que viven los proyectos utópicos es similar a la de los poetas en la República de Platón, expulsados de la ciudad ideal porque no alcanzan la verdad. Frente al inconformismo del 1 de Mayo francés (¡Seamos realistas, pidamos lo imposible!) domina el resignado "seamos realistas, atengámonos a los hechos". Sobre estas premisas construye Tamayo este libro, a la manera de una enciclopedia del pensamiento utópico". Subraya Bedoya que el autor exhibe su espléndida madurez con un capítulo sobre la Biblia, "gran enciclopedia de utopías y contrautopías". En torno al hasta hace poco cardenal argentino Bergoglio, Juan José Tamayo se pregunta si será capaz de remover siete lustros de iglesia instalada en el neoconservadurismo y el integrismo de los dos últimos pontificados. También plantea interrogantes como si "volveremos al Vaticano II y si escuchará a los teólogos de la liberación y teólogas feministas, teniendo en cuenta, además que esta corriente tiene sus raíces en América Latina. En fin, creo que el profesor Tamayo tiene muchas y muy interesantes reflexiones que contarnos al hilo de su libro sobre la utopía y del Papa Francisco, que inició su pontificado cargado de símbolos y gestos que requieren una traducción de voces autorizadas como la del invitado de esta ocasión.