lunes, 15 de abril de 2013

"Adriano", un fotógrafo de prensa fallecido hace 35 años


"Adriano" celebra jubiloso
un gol del Racing.

Se cumplen 35 años del fallecimiento del fotógrafo ferrolano Adriano Llao Díaz, "Adriano" como así firmaba. Concretamente, el 15 de abril de 1978 se efectuaba su entierro en el cementerio de Catabois. Adriano era persona muy popular y muy querida por su gran honradez y bonhomía. Su nombre iba asociado a los estudios "Arjo", en los que trabajaba. Compaginaba la foto comercial en el estudio con la foto de prensa. Era una gran aficionado racinguista a cuyos encuentros asistía en su doble condición de seguidor y fotógrafo. Con motivo de su fallecimiento, el periódico local Ferrol Diario, dedicó generoso espacio al luctuoso hecho, fuente de la que nos servimos para recordar a tan entrañable compañero, hoy que precisamente el histórico club verde acaba de proclamarse campeón de liga de su grupo de Tercera, siendo el primero de todas las categorías nacionales que alcanza tan exitosa meta. Dice la necrológica del mencionado rotativo local "la noticia de la muerte de Adriano causó honda impresión en toda la ciudad donde era muy querido y apreciado. Durante muchos años estuvo "Adriano" en tareas informativas y cuantos en esta ciudad tienen relación con la información escrita y gráfica lo han tenido en infinidad de ocasiones como compañero". Ferrol Diario destacaba su discreción y su talla humana. Yo recuerdo también su extraordinaria vitalidad. "Todos hemos perdido un gran amigo y un gran compañero", remarcaba la necrológica. El sepelio, tal día como hoy hace 35 años, constituyó una gran manifestación de pesar. El propio periódico local, en reseña ilustrada con foto, daba relevancia a la gran ofrenda floral que le rindieron los fotógrafos ferrolanos, periodistas y amigos.  Entre los asistentes figuraba el alcalde de Ferrol, a la sazón el ingeniero naval Joaquín González-Llanos y Galvache. He de reconocer, con pesar, que la figura de "Adriano" ha sido objeto a lo largo de más de tres décadas de ese olvido que seguro que araña la conciencia de todos cuantos, pertenecientes a los medios de comunicación de la época, le conocimos. "Adriano" nada significará hoy, tanto para las nuevas generaciones de racinguistas como de compañeros de la prensa. Aunque sea tarde, sirvan estas líneas para rescatarlo y recordarlo.