miércoles, 23 de abril de 2014

La Hermandad de Donantes de Sangre, pionera en adoptar en el año 1978 el topónimo Ferrolterra

La unidad móvil de la "Hermandad Donantes de Sangre Ferrolterra". La foto data de los años ochenta y
pertenece al archivo gráfico de
Ferrol Diario, depositado en la sede del Club de Prensa de Ferrol.
Como muchos ferrolanos y naroneses saben, el médico, escritor y poeta Álvaro Paradela, (Coruña 1911- Narón 1979), que popularizó el pseudónimo Amaro Orzán, era un "fabricante" de neologismos. El tema merecería todo el espacio, pero lo pospongo para otro día. Hoy solo quería recordar, tirando de hemeroteca, un hito que honra a la Hermandad de Donantes de Sangre, ya que fue la primera entidad de Ferrol y comarca que adoptó el vocablo "Ferrolterra", que era precisamente de la "cosecha" de don "Amarus", como también firmaba aquel culto galeno. En una carta a su amigo César Michelena Rebellón, que luego me donaría todo su epistolario,  le comenta "veo que el topónimo cunde" al comprobar que la Hermandad de Donantes de Sangre se apropió del "apellido", hecho que data del año 1978. Quedaba ya lejos, la primera vez que el propio escritor lo había elevado a la categoría de letra impresa, allá por el año 1962 y dos años más tarde aparece en uno de los "Cuadernos de Amaro Orzán" que sacaba a la luz en sus cumpleaños, concretamente en el cuento titulado "Biografía de un don Nadie" en donde se podía leer "Ferrolterra. Freixeiro de Narón". Por cierto que también galleguizó Freixeiro hasta entonces Freijeiro de uso común. En adelante utilizaría lo de Ferrolterra sucesivamente e incluso llegó a escribirlo separado "Ferrol Terra". Asimismo usaba el gentilicio "ferrolterreño/a". Que conste que no todo fue liso y llano para el neologismo. En la histórica Hoja del Lunes coruñesa, un periodista que firmaba con el pseudónimo de "Marathon" sostenía que el vocablo era agresivo y áspero para una ciudad "que as súas fillas acariñan agarimosamente coa graza de Ferroliño". Fue cuando Paradela, en el "turno" de réplica definió el territorio que le asignaba al topónimo: "Umbilica cierta parte de Pontedeume, A Capela, San Sadurniño, Moeche, Cedeira, Valdoviño y toda la banda izquierda de la ría, incluso Ares y también Puentes de García Rodríguez, a 30 kilómetros casi lugués...Amigo Marathon -terminaba Álvaro Paradela con indisimulada ironía- si le parece áspero y agresivo por las erres fuertes y dobles erres, por mi puede decir y escribir "Feroltera". Andando el tiempo el vocablo se generalizó y fue adoptado por entidades, instituciones y administraciones. Que conste que actualmente se recurre menos al topónimo ya que se tiende, al menos en el papel prensa, a fragmentar la unidad territorial, cuyos límites marcó el propio Paradela, sustituyendo en no pocas ocasiones Ferrolterra por "comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal".