viernes, 8 de noviembre de 2013

Serafín Lorenzo: un fotógrafo cuya obra a punto estuvo de ir a parar a un contenedor de escombros

El fotógrafo Serafín Lorenzo, con su esposa, uno de los documentos
 salvados por la iniciativa de Paulino Gasalla.
Una de esas fotos de grupo recuperadas en las que
se encuentra el que suscribe, segundo por la
izquierda, con una piña de amigos, entre ellos
mi hermano mayor, segundo por la derecha.
(Del archivo de Serafín Lorenzo)
Serafín Lorenzo, conocido popularmente como "Cazolitos", era uno de esos fotógrafos de pueblo que fue salvado del olvido por un hombre sensible y culto, Paulino Gasalla, actual responsable de la Sociedade Galega de Historia Natural. Paulino, muerto ya Serafín, se decidió a adquirir a los herederos la casa en la que el fotógrafo vivió en Esmelle. Al iniciarse las obras de restauración del inmueble se encontraron centenares y centenares de negativos que, abandonados a su suerte, podían acabar en el contenedor de escombros si no se produjera la sabia actuación del nuevo propietario que dio valor al hallazgo y puso en marcha medidas de recuperación de dicho material. Muchos negativos se positivaron -hoy recogidos en álbumes en la asociación de vecinos Valle de Esmelle, en cuyo local se llegó a hacer una exposición- y otros muchos presentaban un estado de deterioro tal que fue imposible su salvación. Los directivos vecinales esmudienses, particularmente Rafa Beceiro, han tenido la gentileza de permitirme el acceso a muchos de ellos, entre los que, curiosamente, me encontré yo, de joven, en varias fotografías de grupo de los años sesenta. Particularmente emotivo para mi fue recuperar retratos de mis padres, él maestro de escuela durante 30 años en dicha parroquia. Yo recuerdo a Serafín Lorenzo, siempre trajeado, pateando las playas de la zona, las verbenas de las fiestas patronales, las merendolas de las romerías, bodas, bautizos...Recuerdo también que las fotos, ya reveladas, quedaban metidas en sobres en las dos o tres tiendas de la zona por donde en teoría podrían pasar los destinatarios y recogerlas, previo pago de su importe. Muchos de esos documentos son hoy valioso testimonio de un tiempo pretérito que atesora la entidad vecinal, tan involucrada en la recuperación del patrimonio material e inmaterial, "Proyecto Esmelle" laureado internacionalmente. (Los interesados pueden entrar a la web http://www.valledeesmelle.com/ ). Se ha salvado buena parte de la documentación gráfica y se ha salvado también el nombre de uno de esos fotógrafos que, muchas veces desde el anonimato, porque el territorio que dominaban limitaba con las fronteras urbanas, han captado toda una época de un espacio rural, con sus usos y costumbres, tradiciones y leyendas, paisajes y personajes. Serafín Lorenzo, el entrañable "Cazolitos", también se salvó de caer en un inmerecido olvido.