viernes, 22 de noviembre de 2013

Hace 130 años: Ferrol, a "dos velas" y cien faroles



(rcrtecnoblog.blogspot.com)
Se cumplen ciento treinta años de la entrada en funcionamiento del alumbrado de gas en Ferrol. "Ha llegado el deseado momento...pero nos vemos condenados a celebrarlo sin ostentación alguna porque el suceso no es nuevo y empezamos nosotros a disfrutar de los beneficios de tan intensa luz cuando en las demás poblaciones se discurre ya sobre el proyecto de alumbrado de vías públicas por el moderno sistema de electricidad". De esta manera era recibida la mejora, según narra El Correo Gallego de la época. Parece, dicho sea entre paréntesis, que es una constante histórica que Ferrol se incorpore a los adelantos con un notorio retraso en relación con otras ciudades. Podemos poner algún ejemplo reciente, como la autopista que tardó 14 años sobre lo previsto, no digamos, en tiempos pretéritos, las comunicaciones por ferrocarril, tanto la línea Betanzos-Ferrol como el de vía estrecha Ferrol-Gijón. Veremos a ver lo que tardamos ahora en disponer del tren al puerto exterior, tan necesario para dar sentido a los servicios que esa gran instalación puede desarrollar. Volviendo a lo del gas, cabe añadir que el proyecto se había iniciado veinte años atrás y señalar que hasta la fecha antes indicada, la ciudad se alumbraba con unos cien faroles de petróleo o de aceite de oliva. La situación económica no era buena debido al declive de los arsenales, aunque muy pronto, a mediados de ese siglo, tendría una recuperación, según consta en el estudio "Gas de Ferrol 1833-1898) de la autoría de Mercedes Arroyo, Universidad de Barcelona. Bien, pues una vez inaugurada la nueva fórmula ya se empezaron a producir las primeras quejas "porque el gas no producía la claridad de los primeros días". De hecho, muchos comercios de la ciudad se seguían alumbrando con el petróleo y, dato más curioso y paradójico, el propio edificio del Ayuntamiento se iluminaba con ese mismo combustible. El asunto dio para la controversia, con acusaciones a la autoridad municipal que se mostraba reacia a exigir un mejor servicio. Doce años más tarde (1895), Ferrol celebraba la llegada de la luz eléctrica, también con retraso, por variar. Recuerdo de pequeño en mi querida tierra de Esmelle, alumbrarnos con luz de vela, de carburo , de aceite, etc. El día que llegó la luz eléctrica, ¡cincuenta y siete años más tarde que a Ferrol, estando sólo a unos 8 kilómetros! las viviendas rurales esperaron al anochecer para abrir todas sus ventanas y así mostrar con gran regocijo el encendido general. Capítulos para nuestra particular historia.