jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Entregará Rajoy la cabeza de la SEPI a Rey Varela?


El alcalde de Ferrol y cargos públicos del PP, entre ellos el presidente de la Diputación Provincial, Diego Calvo, viajan hoy a Madrid para concentrarse delante de la SEPI en señal de protesta por la funesta gestión de los astilleros de la ría ferrolana. Podrá decirse que la dirección de tiro no es la adecuada, que tal vez tendrían que mirar a Génova, que es donde reside la facultad de quitar y poner ejecutivos en las organismos públicos, o que el desplazamiento busca más la fotografía de una supuesta "rebelión" del PP ferrolano y/o de Ferrolterra que un resultado positivo. Habrá también quien piense que es una manera de desviar la atención y sacar del punto de mira a Núñez Feijóo, al que el pasado martes fueron a "visitar" los trabajadores del naval ferrolano. Vaya por delante que todas las opiniones son respetables, pero, he de añadir que, personalmente, valoro el gesto.  Cualquier acción que se realice en evitación de nuevos despidos, cualquier movilización que tenga como objetivo frenar la sangría del desempleo en esta comarca, tan castigada en las últimas décadas, debe de ser saludada, con independencia del color con que se mire. Iniciativas como la presente , aunque lleven más carga testimonial que otra cosa, contribuyen a mantener el motor en marcha. Tiempo habrá en días sucesivos para ver qué  consecuencias se derivan de la concentración de los cargos públicos del PP hoy en Madrid. Porque ese es el gran riesgo que corren los "díscolos" populares. El riesgo de quedarse en ridículo, de retornar con las manos vacías, de que, en suma, la dirección del Partido Popular en Madrid los ignore. Es seguro que todo eso lo ha sopesado la expedición capitaneada por Rey Varela  y Diego Calvo y que antes de llegar a la capital de España habrán mandado el recado y se supone que hablarían incluso de una posible salida con brillo de esta "protesta". Lo que está claro es que van a por la cúpula de la SEPI, ahora falta por ver si Rajoy les entrega la cabeza. Lo que me resulta impensable es que se hayan embarcado en el viaje a Madrid sin haber negociado previamente condición alguna.