domingo, 10 de febrero de 2013

Ferrol disputó con la vecina ciudad de A Coruña la "Refinería de Petróleo del Noroeste", hace cincuenta y cinco años

En lugar de la Refinería, en Ferrol se instalaron
unos depósitos de combustible
Hace cincuenta y cinco años, Ferrol pugnó con A Coruña por la Refinería de Petróleo del Noroeste. El episodio que entra dentro de las rivalidades como ciudades vecinas o próximas, historia que también está tejida de apoyos recíprocos en determinados momentos,  surgió para el que escribe al ver esa foto que ilustra precisamente este post. Yo recordaba haber leído algo al respecto y sabía que lo había guardado y, en efecto, tras una búsqueda paciente apareció el documento. Se trata de un acta de la sesión plenaria el 21 de agosto de 1958 en la que se hacía referencia a un comentario aparecido en La Voz de Galicia en el que se exponían las aspiraciones y méritos de la urbe coruñesa. El documento señala "sin entrar en el fondo de la cuestión, en lo que a ventajas e inconvenientes se refiere no cabe la menor duda que el puerto ferrolano reúne mejores condiciones que el de La Coruña, ya que contando con análoga situación geográfica en relación con las rutas comerciales de navegación, posee una seguridad y abrigo del que naturalmente carece el puerto coruñés". El argumentario continuaba esgrimiento el hecho de que, además, los principales consumidores de dicho combustible "se encuentran en El Ferrol del Caudillo" y matizaba no sólo en cuanto hace referencia con la Marina de Guerra, sino por necesidades derivadas de las factorías navales "dado el considerable volumen de construcciones y reparaciones que en buques de las flotas militar y mercante se realizan en nuestros astilleros y arsenales". Hasta aquí las razones parecían poderosas a favor del emplazamiento ferrolano, pero aún se añadía que existía el precedente de la instalación de otra refinería en el departamento marítimo de Cartagena. La redacción de la propuesta se hizo en términos muy respetuosos al subrayar que constituía una vieja aspiración local "pero entendiendo que por tratarse de una industria de tipo nacional, correspondía a las entidades estatales y en definitiva al Gobierno decidir el lugar de asentamiento". Apostillaba finalmente el redactor que si las autoridades coruñesas habían hecho ver sus méritos, era necesario que también se conociesen las pretensiones ferrolanas. Al final, la pugna se saldó a favor de la vecina ciudad y a Ferrol se vinieron esos depósitos que aparecen en la foto y que hoy ya no existen.