viernes, 22 de febrero de 2013

El Club de Prensa de Ferrol en busca del relevo generacional



Un grupo de socias y socios fundadores en foto
tomada en el Ateneo en el año 1987
El Club de Prensa de Ferrol quiere dar el relevo generacional, veintiséis años después de su fundación. Hoy la entidad celebra asamblea general en la que a buen seguro saldrá elegida presidenta María Ares Sanmartín, actual jefa del departamento de comunicación de la Universidad de A Coruña. Joven periodista nacida al oficio en el Diario de Ferrol, relevará a Xan Morales que desempeñó la máxima representación del Club en los últimos años. Uno, que conoce el paño por haber sido el presidente desde su fundación y durante muchos años, sabe que no es fácil que los jóvenes periodistas se integren, aun cuando para el acto de mañana, que incluye también la celebración del patrón alrededor de mesa y mantel, se ha invitado a todos los que ejercen en la plaza de Ferrol con la esperanza de que dichos profesionales reaccionen y  tomen interés por el futuro del Club de Prensa. Y no es fácil porque los que vienen pisando fuerte detrás no han llegado a interiorizar como propio este patrimonio, aunque fueran otras las personas que dirigiesen hasta ahora los designios de la sociedad. Tal vez porque muchos de ellos han visto el fenómeno siempre a cierta distancia. Lo deseable sería que hoy hubiese una buena asistencia y que naciese el compromiso de no abandonar a su suerte la obra en la que se ha invertido mucho esfuerzo y muchas horas robadas al ocio. El legado vale la pena: Galicia en Foco, FerrolAnalisis, Curso Gurméndez, Revista Oral, Premio Couso y otras muchas actividades, casi todas en vigor todavía. Fue la primera entidad de estas características creada en España y aún hoy pocos casos habrá, si es que hay alguno, que puedan parangonarse. El Club de Prensa simboliza el compromiso de los periodistas ferrolanos con el hecho cultural vinculado a los medios de comunicación. Las nuevas generaciones tienen la facultad de revisar los estatutos y ver de adaptarlos a las nuevas circunstancias, si es que lo estiman procedente. Yo les emplazaría a que intenten una aproximación y a que arropen en esta nueva singladura a María Ares. Vamos a ver.