lunes, 17 de marzo de 2014

Sociedad enferma

Évole y Saviano, cara a cara Foto: Atresmedia
Unas cosas las sabía, otras las intuía, pero de otras no tenía ni idea. El escritor y periodista napolitano Roberto Saviano vertió en "Salvados", de la Sexta, afirmaciones impactantes. Me quedé con que la "coca" gobierna el mundo y España es la puerta de entrada para Europa. Matizó que el nuestro es el primer país en movimiento de esa droga, Alemania a la zaga en clave de negocio; los narcotraficantes italianos le llaman a la Costa del Sol la "Costa Nostra";  ETA operaba entregando cocaína a cambio de armas; los narcotraficantes declinan los paraísos fiscales en favor de la banca para blanquear dinero; la burbuja inmobiliaria también era un instrumento de blanqueo...y lo que te rondaré morena. En sus declaraciones a Jordi Évole dijo que los españoles prefieren exculpar a ETA de esos trapicheos porque, según Saviano, entonces se llegaría a la conclusión de que negociar con ETA sería igual que negociar con narcotraficantes y eso no daría muy buena imagen. Bueno, yo esta consideración la apostillaría porque con más de ochocientos muertos a sus espaldas llegar a esa argumentación o atribución de tacha de inmoralidad para la banda armada carece absolutamente de relevancia, antes bien me parece una frivolidad de mal gusto. El periodista de "Salvados" sacó a relucir unas manifestaciones del diputado del PNV Olabarría que -aunque anunció que no daría nombres, lo que en mi pueblo llaman tirar la piedra y esonder la mano-dijo en sede parlamentaria que conocía a políticos, jueces y altos funcionarios policiales que tomaron algún tipo de sustancias, recurso de hemeroteca que fue bien acogido por Saviano al entender que respaldaba sus tesis en el sentido de que en este país le damos deliberadamente la espalda a la realidad. Cuando no somos líderes sí somos cualificados ejemplos de la perversión del sistema democrático, haciendo de la mentira virtud, campeones del pelotazo, del robo a cara descubierta, de la corrupción en todas sus "facetas" y en este cuadro de diagnóstico, no podía ser de otra manera, el "enfermo" lleva asociado otro tipo de "tumores" como el del tráfico de drogas, algo que está metido hasta las entrañas de algunas instituciones, tal como también declaró en el mismo programa un "narco" arrepentido de la "operación nécora", testigo protegido, Manuel Fernández Padín, que, por cierto, agradeció ante las cámaras que el clan de los charlines no lo hubiese linchado ya. Oír y ver estas cosas le ponen a uno los pelos de punta. Ya lo dijo el escritor y crítico Juan José Millás el sábado  en esa misma cadena, programa "La Sexta noche": la sociedad española está gravemente enferma.